GRACIAS, FIDEL

2012-12-31

O. Santana

La moringa es el gran descubrimiento de Fidel Castro en 2012 para poner fin al hambre en Cuba. ¡Qué sería de los cubanos sin Fidel! De la moringa, como del cerdo, se aprovecha todo, y no da colesterol. Mastique unas hojitas de moringa al día y olvídese de los alimentos tradicionales del viejo régimen, como la carne, el pescado, los mariscos, los huevos, etcétera, a los que tanto tiempo hay que dedicar delante de los fogones. Además, consumiendo moringa ahorra combustible, detergente y agua porque no hay que cocinar nada ni fregar cazuelas y sartenes, motivo por el cual, además, esa planta maravillosa contribuye a reducir el trabajo doméstico, un aspecto que beneficia especialmente a la mujer trabajadora. Cultivar una matita de moringa en el patio, en el jardín o en una maceta le garantiza a usted tener al alcance de la mano, y sin hacer colas, los nutrientes que le proporcionan la vitalidad necesaria para seguir construyendo el socialismo.

Anuncios

FIN DE AÑO: UNA MIRADA REALISTA

DISTINTAS MANERAS DE DESPRECIAR LA DEMOCRACIA

Marcelo Cantelmi

(CLARÍN, Buenos Aires, 22/12/12) El año finaliza con pronósticos de vértigo en territorios sensibles como el universo árabe o el asiático y un páramo de incógnitas en el espacio latinoamericano. Concluye, también, con la frustrante verificación de una práctica democrática tan limitada como extendida , menos liberadora que destinada al control de las crecientes demandas populares.

No son estas imágenes sueltas, sino fotogramas de una misma película. La actual crisis en Siria integra aquel vértigo de sucesos que ya no parece probable que puedan ser desviados de su destino. Una percepción concluyente desnuda el aceleramiento de la descomposición terminal de la dictadura dinástica que ha gobernado ese país con puño de hierro los últimos 42 años. Siria es relevante porque ahí la guerra civil se ha extendido por casi dos años con una montaña de tamaño colosal de muertos, elmayor saldo de sangre de las revoluciones que afloraron desde el arranque de la Primavera Arabe en Túnez hace ya dos navidades.

Pero hay otras cuestiones que aumentan el grosor de ese escenario. Entre ellas, la defensa que de esa frontera han hecho potencias como Rusia o China para establecer un límite nítido a la influencia de las capitales occidentales en un espacio que entienden si no propio, por lo menos no totalmente de los otros. Eso sucede con dosis enormes de pragmatismo en un mundo en el cual ha regresado la bipolaridad sobre una multipolaridad de jugadores mucho más pequeños que los que hubo en el pasado reciente. Es importante observar que en esos espacios del Norte de África, donde se extendió esta revolución republicana, acabaron ocupando los lugares vacíos variantes políticas que no modificaron lo esencial transcurriendo de dictaduras netas a democracias autoritarias.

Cuando Vladimir Putin señala en estas horas que al Kremlin le importa más la nación siria que el futuro del régimen, reconoce que el destino de la tiranía ya es inexorable. Y pone el eje en el manejo y destino de la transición. Ese realismo se extiende al hecho más complejo de que el proceso de desintegración de estas dictaduras feudales puede ser un camino sinuoso, pero irreversible. Aquella transición es entonces también la del control de una región con enorme valor estratégico por sus reservas energéticas.

China, que en marzo coronará a su nuevo presidente, Xi Jinping, no está ausente de esa transformación atento a que esa potencia es hoy la segunda economía del mundo y en breve superará incluso a EE.UU. Entre ambos, esos países forman un G-2 que tendrá los controles del mundo en el tiempo por venir.

Para estos poderes y los que, como Rusia o Europa –atascada en una recesión que la congelará por años– van por debajo de ellos, la democracia que surge de estas contradicciones es a la vez solución y problema . Tiene que estar limitada para que suceda lo primero. Es con esa noción que en la propia China la administración saliente aludió a la necesidad de una apertura política (el premier Wen Jiabao) que alivie las presiones de una sociedad con demandas multiplicadas y dificultades que van más allá de la coyuntura. Será interesante observar cómo esa idea se manifiesta en manos del nuevo jefe de Estado, un hombre que con su familia fue víctima del maoísmo y cuyo padre fue uno de los fundadores de la nueva economía de mercado que construyó a ese país como imperio.

Estas formas democráticas interesadas , como la que se ha instaurado en Egipto que prohíbe en su flamante Constitución el control parlamentario del presupuesto militar, están peleadas con la representación.

Del mismo modo sucede entre los regímenes anarco institucionales que han crecido en América Latina tras el abismo social de los ‘90.

Estos “gobiernos de salvación nacional”, siguen ese patrón de adelgazar las estructuras de contención del Estado para modelarrepúblicas verticalizadas donde la cima del mando no sea objetable. Es una cuestión de poder aquí o allá que pretende que no se cuestione la forma en que el ingreso se distribuye ni qué o quiénes se apropian de la riqueza del conjunto.

Hace ya casi 20 años pero con conmovedora actualidad, Guillermo O’Donnell señalaba que en estas democracias que llamó delegativas“el lugar de las instituciones que funcionan adecuadamente lo ocupan otras prácticas no formalizadas pero fuertemente operativas: el clientelismo, el patrimonialismo y la corrupción”.

Por donde se extienda la mirada se advierten estas mismas formas del uso perverso de la democracia para mantener el statu quo y desviar las crecientes demandas sociales. Si en el norte de África, Túnez, Egipto o Marruecos, este modelo se resume en la marcha hegemónica de la cofradía oportunista de los Hermanos Musulmanes -es la misma formación pan árabe que pretende dirigir la transición en Siria-, en nuestra región las estructuras hiperpresidencialistas se ocuparon de enviar a un callejón lleno de palabras la discusión social y el desarrollo. Tan es así que en el modelo paradigmático venezolano, hoy desafiado por la gravísima enfermedad de su líder insustituible, la extendida pobreza es asumida como una herramienta clientelarque debe mantenerse intangible para plebiscitar constantemente al poder. Es otra observación sabia de O’Donnell: “la mayoría debe crearse para respaldar el mito de la delegación legítima …”. Mientras, se podan los mecanismos para que las masas incidan, encogiendo el poder parlamentario, el lugar de las minorías o fortaleciendo esquemas verticalizados y dogmáticos e imponiendo la censura y el discurso único.

Esta no es una deformación excluyente de las estructuras mesiánico reformistas como la venezolana, la argentina, o la ecuatoriana . Perú, que se asume en un batallón de cierta modernidad, acaba de votar un paquete de leyes retrógradas para amputar el control civil sobre las fuerzas de seguridad. Eso es porque hay una gran cuota de la población condenada a observar desde la banquina el crecimiento del país pero que difícilmente vaya a quedarse eternamente ahí. Son medidas preventivas como la ofensiva actual y por las mismas razones para controlar los contenidos de Internet como se vio en la cumbre de Dubai. La insolencia de la democracia no sólo espanta a quienes visten los trapos de los dictadores.

UNA CAJA DE SORPRESAS LEZAMIANAS

2012-12-27_2

Una virguería titulada La madre es el estuche dedicado al gran poeta, ensayista y novelista cubano José Lezama Lima por Del Centro Editores. La primera edición (Madrid, 2012), de 100 ejemplares, contiene el facsímil de una carta de Lezama Lima dirigida a su hermana Rosa, con correcciones manuscritas; copia facsimilar del original del poema “La madre”, mecanografiado, con firma y dedicatoria manuscrita; y cinco fotografías, impresas en papel fotográfico, del escritor y su familia, todas ellas aplicadas sobre paneles con esquineros transparentes, por lo que son separables de su soporte. Los ejemplares de la edición están firmados y numerados por el editor. Todo el material se presenta en estuche especialmente diseñado, cubierto con papel estampado a mano y tela.

2012-12-27

En esta foto, hecha en La Habana en 1939 –incluida en el estuche de Del Centro Editores–, aparece José Lezama Lima rodeado de su madre, doña Rosa, de sus hermanas Rosa y Eloísa, y de sus sobrinos. La familia está sentada en un parterre de la Avenida de las Misiones (La Habana Vieja). La mansión que se ve al fondo albergaba entonces las oficinas de la Secretaría de Estado de la República. Actualmente es el Museo Nacional de la Música. La foto de abajo, no incluida en el estuche, está tomada el mismo día y en el mismo lugar.

2012-12-27_1

OSWALDO PAYÁ TENDRÁ UNA CALLE EN ESPAÑA

El Ayuntamiento de Las Rozas pondrá el nombre de Oswaldo Payá Sardiñas a una calle de esa localidad madrileña. La proposición la hizo el Partido Unión Progreso y Democracia (UPyD), que preside la diputada Rosa Díez, y contó con los votos del Partido Popular (PP), actualmente en el Gobierno de la nación. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se abstuvo e Izquierda Unida (IU) vino a hacer lo mismo al no participar en la votación. Payá Sardiñas, líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), una de las principales organizaciones democráticas que se oponen dentro de Cuba a la dictadura castrista, pereció el 22 de julio del presente año en una carretera del oriente de Cuba en un catastrófico acontecimiento, supuestamente accidental, en el que también halló la muerte Harold Cepero, dirigente de la sección juvenil del MCL. Quienes defendemos la democratización de la sociedad cubana debemos agradecer a UPyD y al PP este elocuente y emocionante gesto de apoyo a nuestra causa.

PREMIAN EN FRANCIA NOVELA DE KARLA SUÁREZ

Joel Franz Rosell

El prestigioso Premio Carbet del Caribe y Todo el Mundo fue otorgado a la novelista cubana Karla Suárez por su novela La Havane année zéro (La Habana año cero), publicada por Métailié (París,  2012). La novela, ya recompensada en agosto con el Grand Prix des Iles du Ponant, se alza esta vez con un premio internacional de gran prestigio, fundado hace 23 años por el gran intelectual martiniqueño  Edouard Glissant y que ha coronado obras de autores caribeños del nivel de Patrick Chamoiseau (primer premiado, en 1990, y actual  presidente del jurado), Dany Laferrière, Raphael Confiant, Renée  Depestre, Maryse Condé, Jamaica Kincaid, Daniel Boukman o Gisèle Pinaud.

Karla Suárez

Karla Suárez

El premio lo organiza el Instituto de Todo el Mundo, en colaboración con diversas instituciones francesas y del Caribe, siendo otorgado cada año en un territorio diferente: Martinica, la Guayana Francesa y el departamento de Ile-de-France, que incluye París y concentra la mayor comunidad caribeña de Francia.

El hecho de haber sido otorgado en su precedente edición a otro cubano (Leonardo Padura, con su novela El hombre que amaba los perros) no era precisamente un elemento a favor de Karla Suarez quien, sin embargo, logró el triunfo por unanimidad.

La Havane année zéro es una radical crónica de la vida en La Habana en 1993, año más difícil de la crisis económica, social y política iniciada en Cuba tras la desaparición, tres años antes, del llamado Campo Socialista. Cinco habaneros, todos profesionales más o menos devastados por la descomposición de la realidad cubana, se empeñan en la alucinante búsqueda de un documento que probaría que el italiano Antonio Meucci fue el verdadero inventor del teléfono, en La Habana, a mediados del siglo XIX. Es un hecho real, hoy reconocido, que Meucci inventó el teléfono -entre otras muchas cosas- antes que el norteamericano Graham Bell. El interés y originalidad de la obra viene no solo de contar la apasionada y desgraciada vida de Meucci, sino las vidas, en cierto modo paralelas, de esos cubanos que condimentan su cotidiana lucha por la sobrevivencia, con el sueño de revindicar al verdadero inventor de la comunicación a distancia gracias a la electricidad… al tiempo que dan a sus propias vidas un destino mejor.

Es un thriller fascinante, de vitriólico humor y estructura brillante y compleja, que confirma a Karla Suárez como una de las mejores narradoras cubanas contemporáneas.

Tras este segundo reconocimiento, resultará imperdonable que esta notable novela de la autora cubana residente en Portugal siga inédita en castellano.

Editores españoles e hispanoamericanos: ¡responded al teléfono!

UNIDAD NACIONAL O UN BRAZO TORCIDO

Teódulo López Meléndez, Caracas.

2012-06-16_1El presidente podrá venir o no venir el 10 de enero a tomar posesión de su nuevo mandato. Es algo que no podemos saber ni tiene ya relevancia política. Con un lápiz corrector blanco han eliminado esa fecha del almanaque, aunque veremos la puesta en escena.

Diosdado Cabello ha resultado un político de esos que le callan la boca a sus detractores haciendo uso de una habilidad nata. Lanzó una tesis que más que interpretación constitucional parecía de entrada una “boutade” o un juego peligroso que podría aislarlo o una simple ratificación de lealtad por encima de todo, pero que llevó a ejecución con grandes conversaciones con la oposición y poniendo a Nicolás Maduro ante la disyuntiva de aparecer como un ambicioso que por encima de todo pensaba en la conveniencia de cumplir con la Constitución que llevaría a nuevas elecciones.

La tesis –absolutamente válida– de que al PSUV convenía la pronta realización de elecciones presidenciales para aprovechar el impacto de las regionales fue desmontada hacia el interior del partido de gobierno, pero no hacia la oposición. Esta última sabía perfectamente que esa eventual elección la llevaría a otra derrota y vio la mano de Diosdado casi con la religiosidad de ese dedo de Dios que se admira en la Capilla Sixtina.

Una elección inmediata conllevaba a la inevitable candidatura de Nicolás Maduro, con muy buenas posibilidades de victoria. Había que ganar tiempo y el tiempo había que ganarlo haciendo uso de un lápiz corrector blanco, uno milagroso de alteración del calendario, más que de la Constitución,  para esperar lo que todos consideran inevitable. Había que ganar tiempo y en ello los intereses de Diosdado y de la MUD coincidían a la perfección.

Por su parte, Maduro quedó atrapado en las redes. Mostrarse como un cerrado y ortodoxo intérprete constitucional lo hubiese comprobado como un apresurado, como un deleznable ambicioso que quería elecciones ya para hacerse de la presidencia. Por lo demás, Maduro no ha mostrado una especial habilidad política y fue incapaz de encontrar el tridente de Neptuno para romper la red que le caía encima. Lentamente todos fueron entrando en ella, una de manifestación de solidaridad absoluta con el comandante-presidente que seguía siendo ambas cosas, uno reelecto para el cual el cumplimiento del mandato constitucional del 10 de enero no era más que un mero trámite que bien podría obviarse.

He aquí el milagro del Espíritu de la Navidad. Como un vaporoso manto una especie de unidad nacional impensable ha venido a sustituir la polarización encarnizada y el odio irredento. Los intereses comunes han privado. Lo que se diga en la Asamblea Nacional el 10 de enero carece de importancia. Sea cual sea la vía que aprueben, hablen de lo que hablen (ausencia temporal, juramentación ante TSJ o la tesis de por qué las ranas no echan pelo) el Derecho es absolutamente irrelevante frente al gran acuerdo político.

Habrá disidencias ese día. Alguno de la oposición puede que se rasgue las vestiduras o que toda en ella en conjunto lo haga, por aquello de guardar las apariencias o de hacer lo políticamente correcto. Puede también manifestarse alguna disidencia seria. Ya carece de importancia porque el resultado está escrito. Lo que no está escrito es lo que se hará con el tiempo ganado.

Estamos ante un hecho impreciso: la salud del presidente Chávez. No somos médicos en busca de fama o “periodistas estrellas” para especular al respecto y cuando la imprecisión es la norma no es mucho lo que se pueda determinar de antemano para un comportamiento estratégico y táctico planificado. Para la MUD será un mero aplazamiento, no más. Las mediciones son de Diosdado, pero ya hemos visto es un político habilidoso. A quién más le conviene que el comandante-presidente haga su entrada el 10 de enero en el recinto de la Asamblea Nacional y se juramente hasta su fin es a Nicolás, pues estaría protegido en el lapso. En el mientras tanto Nicolás sigue con el brazo torcido y a punto de no poder lanzar en el play off del beisbol venezolano.

En el lapso, Diosdado seguirá explicando a sus interlocutores de la oposición las ventajas que han podido ver de colocar al país en la calma y en la paz. No voy a usar la expresión de Izarrita “eso es lo que hay”. Prefiero recordar a ese personaje llamado Óscar Yánez y asegurar con él “así son las cosas”.