FELIZ NOCHE VIEJA

POR SUPUESTO

Por supuesto, sabemos
que la noche no advierte
que te abismas en ella
con tu propia negrura,
que su enigma es enigma
porque tú la interrogas,
que su nombre es un nombre
porque tú lo pronuncias.

MDM

Anuncios

ALFONSO MARTÍNEZ GALILEA / 3 POEMAS

Néstor de la Torre: LA HERMANA DE LAS ROSAS. 1908.

UNA MUJER

Reparad un momento en esta adolescente
Que roza los cincuenta. Es hermosa. Sus formas
Se han ido acentuando, sin recurso ni estrago.
Vive ausente en el pozo claro de su belleza.
Sueña con días jubilosos
En paraísos clausurados.

En paraísos tibios de hoteles de una noche.

Reparad en el timbre de su voz cantarina.
En su perfil amable.
En su gracia risueña.
En sus gestos, bordados

Como trazos bordados en un tejido rígido,
En el tejido de la muerte.

La muerte la acompaña. Va con ella a la plaza.
Juntamente con ella se distrae y se admira.
Y las dos pasan juntas, mientras hombres atónitos
Las piropean, tontos.

Que no os deslumbre su belleza intacta,
Tontos hombres que andáis piropeándola,
Su belleza, que crece como una flor, al lado
-Reparad, por favor-
De la flor deslumbrante de la muerte.

ABBA

Padre ¿qué tal estás? ¿Nada quieres decirme?
¿No hay cosa que lo valga, no hay nada que te traiga
A decirme esas cosas que no dirías nunca
A nadie? Padre, escúchame: ¿Nada quieres decirme?

¿No te vendría bien contarme de esas cosas
Que no dirías nunca a nadie?… Padre, atiéndeme.
También yo te contara, si pudiera, esas cosas
Que a nadie contaría que pudiera escucharlas.

Háblame, Padre, escúchame: yo también voy a hablarte.
Vamos a hablar los dos como dos contertulios
Y que el sueño nos venza mientras hablamos quedo
Como a dos contertulios a los que el sueño vence.

Hablamos… por hablar. Hablamos porque se habla.
Conjuramos la muerte hablando quedamente.
Y la muerte se sienta a charlar con nosotros
Y nosotros hablamos y hablamos quedamente

Y la muerte nos habla en una lengua oscura
Que no acabamos de entender.

KALEL

Adolescente errante, tu vida es sólo un sueño
vanidoso y feliz del que nunca despiertas.
Ante ti van abriéndose las silenciosas puertas
y los hondos recintos que conoces pequeños.

Tus pasos son ligeros, audaces sin empeño.
Cruzas por vagas sendas carreteras desiertas,
páramos soñolientos, abandonadas huertas,
pedregales estériles y regatos risueños.

Paras buscando albergue, bullicioso o sombrío.
Mides con buen sentido el rastro de tus pasos.
Te alejas solitario por la orilla del río.
Nadie te sigue en esos rumorosos ocasos.

También el horizonte se te antoja pequeño.

Tras este largo sueño te espera el otro sueño.

_________________________________
Alfonso Martínez Galilea (Logroño, 1959). Poeta y editor. Mantiene inédita casi toda su obra poética. Sólo ha publicado poemas en revistas. Como editor ha desarrollado una intensa actividad de divulgación de obras ajenas.

OPINIÓN AJENA

El último año y medio del mandato del [presidente Manuel] Zelaya será, desde mi punto de vista, extraordinariamente difícil para nuestra relación bilateral. Su búsqueda de inmunidad por las numerosas actividades criminales que se han llevado a cabo en su gobierno hará que atente contra el estado de derecho y la estabilidad institucional.

Charles Ford, embajador de Estados Unidos en Honduras.
15 de mayo de 2008.

Se manejan muchas hipótesis para explicar por qué el año pasado el gobierno de Barack Obama fue a tales extremos para forzar a Honduras a restituir al presidente depuesto Manuel Zelaya.

Ahora, la publicación de dos cables en WikiLeaks provenientes de la embajada estadounidense en Tegucigalpa refuerzan una de esas teorías: Estados Unidos sabía que Zelaya era una amenaza para la Honduras democrática, pero decidió que el país debía tolerar sus violaciones constitucionales a favor del realismo político (concepto de política que pone la situación y necesidades específicas de un país por encima de principios éticos o teóricos).

Pragmáticamente hablando, Hugo Chávez era el hombre a complacer. Luego de una década en el poder, la influencia del presidente venezolano sobre la región era notable. George W. Bush había chocado con él. Obama trataba de demostrar que podían llevarse bien, como quedó en evidencia en su cálido apretón de manos de abril de 2009, en la Cumbre de las Américas en Puerto España.

Honduras ofrecía una oportunidad para coincidir. Zelaya era un protegido de Chávez. Apoyarlo como un presidente democráticamente electo era una manera de congraciarse con la izquierda extrema de América Latina.

Sin embargo, Honduras no estaba dispuesta a ser el cordero del sacrificio. La remoción de Zelaya por parte del resto del gobierno tomó desprevenido al embajador estadounidense Hugo Llorens. Salvar la dignidad se convirtió en la prioridad.

El cable de Ford, escrito cuando entregaba su puesto a Llorens luego de tres años en Tegucigalpa, apoya esa premisa. En el resumen inicial, Ford escribió: “Rebelde perpetuo, el objetivo principal de Zelaya en su mandato es enriquecerse él y a su familia y quedar públicamente como un mártir que intentó hacer el bien, pero que siempre se vio frustrado por intereses poderosos e innombrables”. El Departamento de Estado dice que no hace comentarios sobre documentos clasificados.

La imagen de defensor de los pobres oprimidos por la élite adinerada es precisamente la que los partidarios de Zelaya en Washington y Tegucigalpa le vendieron a la prensa durante los meses subsecuentes a su remoción del mando. Pero Ford había encontrado un fraude. “Su errático comportamiento parece más evidente cuando de manera deliberada alienta protestas callejeras en contra de políticas de su propio gobierno, sólo para resolver el asunto (quejas del magisterio, del gremio transportista, etcétera) a último momento”.

Aunque “gentil y encantador”, escribió Ford, “también existe un Zelaya siniestro, rodeado por unos cuantos asesores con nexos tanto en Venezuela como en Cuba y el crimen organizado”. Observaba inquieto lo que los opositores de Zelaya denunciarían con insistencia en privado durante el siguiente año: “Debido a su relación cercana con personas con presuntos lazos con el crimen organizado internacional”, no se puede confiar en el presidente. “Soy incapaz de informar a Zelaya sobre acciones en contra del narcotráfico debido a mi preocupación de que esto pueda poner en riesgo la vida de agentes estadounidenses”.

El intuitivo diplomático también reconoció el desdén de Zelaya hacia otras instituciones. Zelaya “resiente la mera existencia del Congreso, el procurador general y la Corte Suprema”. Esa molestia se hizo evidente en junio de 2009 cuando la Corte Suprema decretó que un referéndum sobre su reelección era inconstitucional. Zelaya respondió llevando una turba a irrumpir en las instalaciones militares donde se almacenaban las boletas de votación de la consulta nacional.

Los hondureños estaban consternados. La Corte Suprema emitió una orden de arresto, los militares lo deportaron y el Congreso votó para removerlo de su cargo.

Casi un mes después, según otro cable filtrado, Llorens envió su propio análisis legal a Washington. En dicho documento reconoce que podría haber un caso en contra de Zelaya por varias violaciones a la Constitución. Sin embargo, también afirma que “no hay duda” de que la decisión de la Corte Suprema de emitir una orden de arresto en contra de Zelaya era “una conspiración” con el Congreso y el procurador general.

Esto es absurdo. Las acciones conjuntas de dos ramas del gobierno y un procurador general independiente para hacer valer la Constitución de un país difícilmente podrían ser calificadas de “conspiración”. Llorens también afirma que Zelaya tenía derecho a la “presunción de inocencia”, pero incluso un estudiante de primer año de derecho sabe que esa presunción sólo aplica para casos criminales.

Otro detalle de lógica extraña se relaciona con el Artículo 239 de la Constitución que dice que un presidente puede ser removido de su cargo por cualquier intento de eliminar la prohibición constitucional de reelección. Llorens alega que el artículo “no estipula quién determina si ha sido violado o cómo”. Sin embargo, considera que está más calificado que la Corte Suprema de Honduras para hacer tal determinación.

En toda la crisis constitucional en Honduras, el Departamento de Estado  rehusó dar a conocer su análisis legal. Ahora sabemos por qué: El caso a favor de Zelaya era poco sólido y sabía muy bien que Zelaya era una amenaza para la democracia hondureña.

Mary Anastasia O’Grady: “Lo que EEUU sabía de Manuel Zelaya”. THE WALL STREET JOURNAL, Estados Unidos, 19/12/2010.

TEATRO

Raymond Carver es seguramente el cuentista norteamericano más importante de la segunda mitad del siglo XX. Violento, minimalista, el estilo de Carver pasa a la historia como un momento cumbre en el discurso narrativo estadounidense. Según el escritor chileno Roberto Bolaños, Carver es el Chejov norteamericano.

Yesler de la Cruz le da vida a Mecánica popular, una terrible historia de violencia familiar, (d)escrita de manera inigualable y actuada con entrega y contemporaneidad.

Yesler de la Cruz canta, toca la guitarra e interpreta el narrador, la pareja envuelta en la historia, y el bebé que se disputan tras una violenta discusión doméstica.

El final de la obra, a pesar de eludir la explicitación, no es apto para corazones sensibles.

Mecánica popular, de Raymond Carver, con Yesler de la Cruz, dirigida por Yoshvani Medina.

ArtSpoken Performing Arts Center

529 SW 12th Ave., Miami 33130,

Viernes 7 y sábado 8 de enero del 2011,

a las 8 pm, domingo 9 de enero a las 4 pm.

Entrada $20.

Reservaciones al 305 528 3514.

Visite www.artspoken.org

*En la misma velada se presentarán los monólogos El dado Job, de Ulises Cala, protagonizado por el brasileño Marcio Conceiçao, con las actuaciones del propio Yesler de la Cruz y la intérprete colombiana Lina Maya; y El estiércol de los mayores, de Jorge Félix Rodríguez, interpretado por la actriz peruana Katia Ribeyro.

LA CUNA DE LA ILEGALIDAD

Laritza Diversent, La Habana.

(CUBANET) A pocos se les ocurriría pensar que un francés puede estar ilegal en París o un británico en Londres. Sin embargo, los agentes de la policía cubana no dudan a la hora de detener a un santiaguero, tunero o guantanamero, porque los consideran ilegales en Ciudad de La Habana.

Para las autoridades es ilegal el ciudadano que traslade su domicilio por más de 30 días, sin efectuar el cambio de dirección y su inscripción en el Registro de Direcciones. Si esa persona se encuentra en la capital y proviene de otro territorio del país el asunto se complica.

El castigo es severo: multa de 300 pesos si el presidente del gobierno del municipio donde reside no le reconoce el derecho, o de 200 si está reconocido pero no oficializado en la correspondiente oficina del Carné de Identidad. Luego le sigue la detención, y por último la deportación hacia su lugar de origen. La pena es la misma para los que permanezcan en la capital luego de vencida la autorización de permiso de residencia transitoria expedida por el Registro de Direcciones.

Así lo ordena el Decreto-Ley 217 de 22 de abril de 1997, que establece las “regulaciones migratorias internas para Ciudad de La Habana”. Una disposición que, supuestamente, para asegurar el derecho a la higiene de los habaneros, prohíbe a los cubanos provenientes de otras provincias, residir con carácter permanente en la capital sin autorización.

Sin embargo, es un principio internacionalmente reconocido que ningún Estado puede limitar los derechos de un grupo de sus gobernados, para supuestamente garantizar el de otros ¿Acaso todos no disfrutan de los mismos derechos y son iguales ante la ley?

No obstante, el decreto emitido por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros tiene más de 13 años de vigencia. Más de 25 sesiones parlamentarias y la Asamblea Nacional, ignoran la inconstitucionalidad de una disposición legal que afecta las relaciones familiares.

Se multa a las personas que residan en la capital sin tener domicilio reconocido por la oficina del Registro de Direcciones. No importa si hay lazos familiares o conyugales entre el “ilegal” y el propietario de la vivienda donde reside. Ambos son castigados.

Esta disposición también lesiona el derecho de propiedad. El ciudadano necesita para arrendar su inmueble un dictamen sobre el cumplimento de la disposición. Los trámites que impone deben ser cumplidos por las personas que permuten, se adjudiquen por herencia, legado, o donación, una vivienda ubicada en la capital.

Frente a estas restricciones los cubanos carecen de medios para defender sus derechos por vía judicial. Ningún tribunal tiene facultad para sancionar una norma jurídica del sistema legal, como inconstitucional.

Esa atribución es exclusiva de la Asamblea Nacional, que hasta hoy no ha hecho nada frente a la violación de un derecho, que implica la vulneración de otros. Los centros laborales no contratan, las escuelas no matriculan, si el ciudadano, sea niño o adulto, no tiene la dirección que le corresponde. Esta norma ha convertido la capital de los cubanos en una ciudad prohibida y la cuna de la ilegalidad.

CUBA / ¿INOCENTADA?

Según la tradición, hoy, 28 de diciembre, es el Día de los Santos Inocentes, que en Cuba se ha celebrado siempre con “inocentadas” de todos los calibres. El artículo que a continuación reproduzco, donde se critica a los burócratas del régimen que entorpecen la rápida formación del nuevo empresariado capitalista cubano, ha aparecido, precisamente hoy, en el periódico Granma, órgano del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, cuyo primer secretario es Fidel Castro. Léanlo y verán que parece una broma colosal, como diría Virgilio Piñera. MDM

PARA CADA PROBLEMA, UNA SOLUCIÓN

Hay que desatar sobre la marcha los nudos de la burocracia que entorpecen la entrega expedita de licencias a los Trabajadores por Cuenta Propia

Por Félix López

Florentino Jesús Bello Bello, joven de la barriada de Santa Fe, en Guanabacoa, llegó temprano a la oficina municipal donde se tramitan las inscripciones para el Trabajo por Cuenta Propia (TPCP). Como está interesado en vender pulpas de frutas (*), entregó la Licencia Sanitaria que le otorgó la Dirección Municipal de Higiene y Epidemiología, se afilió al régimen especial de Seguridad Social y se inscribió ante la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT).

Carelia Piñera atiende el trámite de Florentino J. Bello Bello, quien opina que el proceso de la licencia ha sido rápido.

Todos esos trámites los realizó Florentino en menos de una hora y en un mismo sitio. En el transcurso de cinco días recibirá su acreditación como TPCP. “El proceso, dice, no solo ha sido rápido. También encontré personas amables que me explicaron qué hacer y evacuaron mis dudas”.

Pero no todos los aspirantes a cuentapropistas han corrido la suerte de Florentino. En una visita integral realizada por directivos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), la ONAT y el Instituto Nacional de la Vivienda (INV) a los municipios capitalinos La Habana del Este, San Miguel del Padrón, Playa y Cerro; y Güira de Melena, en La Habana, se detectaron algunos nudos que venían entorpeciendo la agilidad y efectividad de este proceso.

Idalmys Álvarez Mendive, subdirectora de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, explicó a Granma que “en La Habana del Este, por ejemplo, se les estaba solicitando a las personas (como requisito para obtener una licencia de TPCP) cuatro documentos que no eran necesarios y no aparecen en la legislación vigente. Eso implicaba gestiones excesivas, demoraba el proceso y creaba una irritación lógica en las personas”.

A partir de esa primera comprobación, añade Idalmys, se hicieron las correcciones necesarias para que la obtención de una licencia sea lo más expedita posible y no trasplantar a este proceso las prácticas burocráticas que han caracterizado a otros trámites de la población. “Desde un inicio se orientó que todos los organismos implicados se situaran en una misma oficina, de manera que el proceso fluyera con rapidez, romper barreras y propiciar un cambio de mentalidad. Si hoy hablamos de actualización del modelo económico, no es ocioso actualizar nuestros modos de hacer las cosas”.

Cuando Idalmys habla de nuevas maneras de hacer las cosas, se refiere literalmente a cero “peloteo” de las personas, evitar demoras e irritaciones innecesarias, ofrecer toda la información posible y cumplir las leyes al pie de la letra. De las 178 actividades incluidas en el TPCP solo siete de ellas implican el trámite de un documento adicional (**); y hasta el día de hoy todas, con excepción de las licencias relacionadas con el transporte (en todas sus modalidades), se realizan en las oficinas de los municipios.

Por consiguiente, agilizar las gestiones de los ciudadanos es un asunto que incumbe directamente a las principales autoridades de los territorios.

Una segunda visita integral, realizada por el MTSS, la ONAT y el INV (3 y 6 de diciembre) a los municipios de Centro Habana, La Lisa, Guanabacoa y Regla permitió comprobar que el proceso marcha con menos tropiezos, porque ya no se solicitan a las personas documentos innecesarios y las direcciones municipales de Higiene y Epidemiología, que son las encargadas de otorgar las licencias epidemiológicas (a los vendedores de alimentos, en todas sus modalidades), han agilizado el proceso.

Ahora se trabaja en crear las condiciones para que las licencias relacionadas con el transporte, como el resto de las demás, se tramiten en cada municipio. Eso evitaría a las personas el tránsito tedioso entre una y otra oficina.

METAMORFOSIS DE LA BUROCRACIA

Carelia Piñera, funcionaria de la dirección municipal de Trabajo en Guanabacoa, recibe a las personas con una sonrisa que les hace olvidar el rato que pasaron en la cola. Tiene a mano la Gaceta Oficial y sabe explicar, de manera específica, sobre la filiación al régimen especial de Seguridad Social. Carelia ha identificado que en este tema radican las mayores dudas de las personas que se acercan a la oficina y sabe que algunos hasta han desistido de tramitar la licencia de TPCP, al conocer de su obligatoriedad.

Ojalá que en cada oficina, tras cada buró, o en todos los lugares adonde el pueblo acude a recibir un servicio público existiera una Carelia. Ella cobra el mismo salario y tiene las mismas ocupaciones cotidianas de sus colegas; trabaja en una oficina pequeña, que comparte con otras tres funcionarias, pero tiene una ética, le gusta lo que hace y siente placer cuando una persona se despide agradecida. Este homenaje a Carelia, muy merecido, lleva implícito un mensaje a todos aquellos burócratas que para cada solución tienen un problema.

Como decía recientemente un compañero, “la burocracia es como una hidra pero no con miles de cabezas, sino con miles de nalgas”.

En busca de opiniones sobre el tema de la Seguridad Social, Idalmys Álvarez, del MTSS, puso una reflexión sobre la mesa: “Este proceso implica un cambio de mentalidad y de la responsabilidad individual de las personas. Hay que cumplir todas las normas: inscribirse en la ONAT y afiliarse a la Seguridad Social. Evadir el fisco, por ejemplo, conlleva una penalización y es responsabilidad personal. Eso hay que inculcarlo, educarlo y también cumplirlo.

“La gente piensa que hay un grupo de contribuciones y que esta es la menos importante. Los jóvenes, por ejemplo, pareciera que no están pensando en su vejez, una realidad que ven lejana. Pero la afiliación a la Seguridad Social es obligatoria para inscribirse en el TPCP. Obviamente, el tema no se soluciona con decir que es obligado. Hay que saber explicar qué significa para los Trabajadores por Cuenta Propia el derecho a la prestación por maternidad de la trabajadora, la pensión por invalidez total, la pensión por edad y la pensión por causa de muerte a familiares del trabajador fallecido”.

¡ECHÓ A ANDAR LA LOCOMOTORA!

Durante el recorrido por los municipios capitalinos, trasladamos a Idalmys Álvarez algunas inquietudes de cuentapropistas que llegan a través de correos a la redacción de Granma: varias relacionadas con restricciones y medidas absurdas que les impiden realizar sus actividades en calles y plazas principales de las ciudades, sobre todo en el interior del país.

Idalmys responde que existe una legislación muy clara al respecto: “La Resolución No.32/2010, en su Capítulo II, Artículo 11, expresa que los Trabajadores por Cuenta Propia pueden ejercer la actividad para la que han sido autorizados en: a) su domicilio u otro local o espacio arrendado, con observancia de las normas establecidas por el Consejo de la Administración Municipal del Poder Popular; b) áreas comunes habilitadas al efecto, con la autorización del Consejo de la Administración Municipal del Poder Popular correspondiente; c) el domicilio del usuario, en las actividades que debido a su naturaleza deben realizarse en este.

“Los TPCP deben entender que no es llegar y levantar un kiosco en cualquier sitio. La licencia lo autoriza a ejercer una actividad laboral, pero no da derecho a violar la legislación. Existen normas de los gobiernos locales, de planificación física y de arquitectura que deben cumplirse. Muchas cosas se flexibilizaron. Ahora nos toca fomentar la legalidad”.

Ese espíritu parece estar presente en los miles de cubanos que por estos días tramitan sus licencias para ejercer el TPCP. Según datos del MTSS, las actividades más elegidas son la de elaboración y venta de alimentos (en todas sus modalidades), los trabajadores contratados, comprador vendedor de discos y productor vendedor de artículos varios de uso en el hogar. Entre los inscritos, hay un predominio de personas desvinculadas, en más de un 60 %. Todos reciben como identificación una credencial elaborada en papel de seguridad, con una banda holográfica y plastificada.

Y como el proceso de entrega de licencias está en pleno desarrollo, nadie debe sorprenderse con alguna visita o control sorpresivo. En el municipio Regla, por ejemplo, una funcionaria de la dirección municipal de Trabajo recibió a los visitantes con una “bienvenida” que ya debería pertenecer a nuestra prehistoria: “Nadie puede venir a controlar si antes no se presenta ante nuestros superiores y pide permiso”. A lo que Lourdes Garrido, directora de Servicios Fiscales de la ONAT, le respondió segura, pero con una sonrisa: “¿Usted no escuchó al compañero Raúl? Ya echó a andar la locomotora”.

_______________________________________

(*) La actividad se denomina “Elaborador vendedor de alimentos y bebidas no alcohólicas a domicilio”.

(**) Las siete actividades para las que se necesita presentar documentos adicionales son: restaurador de obras de arte, cantero, productor vendedor de artículos de alfarería, productor vendedor o recolector vendedor de artículos de alfarería u otros materiales, con fines constructivos, asistente infantil para el cuidado de niños, elaborador vendedor de alimentos y bebidas no alcohólicas (en sus cuatro modalidades) y elaborador vendedor de vinos.