ACTOS DE LA FHC

La Fundación Hispano Cubana entregará hoy su XIII Premio Internacional de Derechos Humanos en un acto que tendrá lugar en la sala Jorge Luis Borges de la madrileña Casa de América, a las 19:30h. Los oradores invitados son Salvador Victoria Bolívar, consejero de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, y Julio Ariza, presidente del Grupo Intereconomía.

La FHC anuncia también la presentación del libro Emigrar al patíbulo, de Ricardo González Alfonso, periodista y ex preso político de la Primavera Negra. La cita es mañana, jueves 1 de diciembre, a las 18:30h, en el Club Internacional de Prensa (c/ María de Molina, 50, 2ª planta, Madrid, con acceso por el Centro Internacional de Prensa). En el acto participarán, además del autor, el periodista Vicente Botín, corresponsal de TVE en Cuba, el poeta y periodista Raúl Rivero, ex preso político de la Primavera Negra, y Carmen Enríquez, periodista y presidenta del Club Internacional de Prensa.

Anuncios

COREA DEL NORTE / CAMPOS DE CONCENTRACIÓN

Han pasado más de 24 años desde que se hizo esta foto; son los que llevan esas dos niñas y su madre encerradas en Yodok, uno de los seis campos para presos políticos en Corea del Norte. Su “delito” para estar ahí fue que su padre emigrase y pidiese asilo político en Dinamarca para huir de su país. Como ellas, otros 50.000 hombres, mujeres, niños y niñas viven encerrados en Yodok por “delitos” como criticar el régimen o a la familia gobernante, escuchar la radio o la televisión extranjeras, y otros muchos motivos que en ningún caso merecen ese atroz castigo. Hay bebés que nacen en Yodok y permanecen allí el resto de sus vidas, enfrentándose a la tortura, el trabajo forzado, las palizas, la falta de alimentos e incluso el riesgo de ejecución. Y todo esto, sin que se conozca internacionalmente y con la hipocresía del gobierno de Corea del Norte, que sigue negando que Yodok exista. Pero nosotros sabemos que sí existe. Sabemos dónde está y sabemos que en él hay decenas de miles de personas recluidas en condiciones infrahumanas. Además, las autoridades coreanas se equivocan si creen que vamos a quedar impasibles ante esa atrocidad. (Busque en internet la página de Amnistía Internacional para aportar su firma a la campaña por la liberación de estas personas.)

OPINIÓN AJENA

[…] La gestión y la forma de gobernar del presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha colocado al Partido Socialista al borde de la catástrofe. Pero si la respuesta por la que se inclinan sus dirigentes es la fantasía autoexculpatoria escenificada ayer, entonces la catástrofe será completa. Resulta inconcebible que un secretario general que ha llevado a su partido a dos derrotas de proporciones históricas, en mayo y en noviembre, siga en su puesto administrando los restos del naufragio que él mismo ha provocado.

Porque no ha sido únicamente la crisis económica lo que ha provocado el descalabro electoral de los socialistas; ha sido la conjunción de la crisis con una forma de gobernar que, frívola en tiempos de bonanza, se convirtió en temeraria para el país y para el propio Partido Socialista cuando comenzaron las dificultades. Responsabilizando por entero a la crisis económica, Rodríguez Zapatero demostró que sigue siendo tan reacio a reconocer errores como cuando, ayudado por la fase expansiva del ciclo, confundió deliberadamente las ocurrencias populistas con las medidas socialdemócratas o cuando creyó que la crisis se solventaría con políticas de imagen. […]

Editorial: ¿Nadie es responsable? EL PAÍS, España, 27/11/2011.

LA PREFERENCIA POR LA COPIA

Teódulo López Meléndez, Caracas.

La realidad era claramente precisable, pues tenía sustancia, lo real era autónomo, estaba allí como esencia. La diferenciación entre esta sustancia llamada realidad y las apariencias era clara y precisa. Esa realidad provenía de la historia, es decir, de una existencia. En  pocas palabras, fuera de la historia no había nada a no ser especulación.

La “realidad” de lo “real” es hoy cosa muy distinta. Estamos inmersos en el afán de la desaparición y, por ende, lo que hemos hasta ahora denominado significaciones retrocede a un segundo plano. Esta situación es perfectamente definida por Baudrillard como “teoría de la simulación” o “patafísica de la otredad”.

Desde que Nietzsche describió al mundo como apariencia se insertó la idea de que la realidad no era más que un conjunto de interpretaciones humanas. En otras palabras, la especulación estética se alzaba como la única manera de preservación del hombre, de evitar la muerte que lo acechaba y lo acecha, puesto que lo humano sólo es sustentable en el arte y el único superviviente posible es el hombre-cultura.

Queda claro que entramos en una situación definible como alteridad radical producto directo de la desaparición. Si la realidad era un conjunto de interpretaciones humanas ahora se impregna de extrañeza y esas interpretaciones se ahogan en su propia impotencia. La “realidad” ha girado sobre sí misma, queda consumado el vértigo, y ha desaparecido.

A lo que ahora asistimos es al amoldamiento de lo real a la forma. Estamos dándole la vuelta a la bolsa, esto es, el mundo se ha desrealizado, la ausencia es la norma, la única hipótesis del hombre pasa a ser la forma. Ya estamos ausentes. La comunicación humana  se reduce a buscar lo que el otro no es. Un viejo texto criticado y olvidado, “La sociedad del espectáculo”, de Guy Debord, nos dice que frente a la pantalla contemplamos la vida de las mercancías en lugar de vivir en primera persona.

Esta ha sido definida como la civilización del espectáculo y, sin lugar a dudas, lo es. Quizás el inicio de una explicación del porqué esté en la primacía de las mercancías en una sociedad que las produce, pero sobre la cual se devuelven a devorarla. Es obvio que esta también llamada civilización de la imagen conduzca a la muerte de la realidad. La imagen se ha aposentado sobre la realidad, la ha asesinado, tal vez porque como decía Feurbarch “nuestro mundo prefiere la copia al original”.

Ahora bien, es necesario precisar que el espectáculo es una formación histórico-social. El proceso ha pasado por un alejamiento del espectáculo de la realidad y por la eliminación de todo espacio de conciencia crítica y de toda posibilidad de desmitificación. El espectáculo se convirtió en sí mismo y se hizo imagen. Entramos, así, en la era de lo virtual. El simulacro es la nueva “realidad”, una sin sustancia. La realidad encontró el método para la evaporación en los medios de comunicación, en la tecnología, en los microchips. Cuando vemos la transmisión en directo de un suceso cualquiera a lo que estamos asistiendo es al paso de un meteorito errático en un espacio vacío. Por supuesto que todo va acompañado de otra desaparición, la del pensamiento. Ello porque la civilización de la imagen nos sobresatura, acumula sobre nosotros tal cantidad que no acumula nada, esto es, la acumulación se autodevora como un disco duro de computadora infectado por un virus. La respuesta es el vacío y la desaparición del pensamiento.

PRESENTACIÓN DE LIBRO

El jueves pasado, día 24, en horas de la tarde, en el palacio del Marqués de Salamanca, sede madrileña de la Fundación BBVA, se llevó a cabo la presentación de mi libro Objetos personales (1961-2011), primera edición de mi poesía completa. El libro, con un expresivo prólogo, muy suyo, de mi colega, compatriota y viejo amigo Raúl Rivero, forma parte de la Biblioteca Sibila-Fundación BBVA de Poesía en Español, dirigida por el poeta y profesor Juan Carlos Marset, quien fue colaborador de María Zambrano y es su biógrafo. La presentación de Objetos personales estuvo a cargo del poeta sevillano Francisco José Cruz, director de la magnífica revista Palimpsesto, a la que tan cuidadosa atención debe la poesía hispanoamericana contemporánea y en la cual he colaborado. Me tocó cerrar la velada con una lectura de poemas.

POESÍA CUBANA


La editorial madrileña Visor ha publicado en estos días, en su colección La Estafeta del Viento, una antología titulada La poesía del siglo XX en Cuba, seleccionada, prologada y anotada por el poeta y crítico cubano Víctor Rodríguez Núñez. En sus 454 páginas, esta muestra incluye textos de 33 autores: Fina García Marruz, Carilda Oliver Labra, Lorenzo García Vega, Roberto Friol, Francisco de Oraá, Pablo Armando Fernández, Fayad Jamís, Roberto Fernández Retamar, Heberto Padilla, César López, Rafael Alcides Pérez, Antón Arrufat, Manuel Díaz Martínez, José Kozer, Miguel Barnet, Luis Rogelio Nogueras, Nancy Morejón, Raúl Rivero, Lina de Feria, Raúl Hernández Novás, Luis Lorente, Soleida Ríos, Reina María Rodríguez, Álex Fleites, Ángel Escobar, Ramón Fernández Larrea, Roberto Méndez, Sigfredo Ariel, Juan Carlos Pérez Flores, Alberto Rodríguez Tosca, Carlos Augusto Alfonso, Ricardo Alberto Pérez y Damaris Calderón. El antologista cierra su prólogo diciendo: “Se puede dudar de todo en estas páginas menos de la calidad de la poesía que presentan, una de las mejores que puede ofrecer la lengua española en el siglo XX”.