DENUNCIA DE ELIZARDO SÁNCHEZ

Europa Press informó hace unas horas de que Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), ha dirigido un telegrama al ministro del Interior de Cuba, general Abelardo Colomé Ibarra, para denunciar que ha sido víctima de acoso y amenazas por parte de agentes del Ministerio del Interior adscritos a la Dirección de Contrainteligencia. En dicho telegrama, Sánchez afirma que agentes vestidos de paisano lo interceptaron cerca de su vivienda en la tarde del pasado martes y profirieron amenazas contra su  “integridad”. El presidente de la CCDHRN advierte de que el Gobierno sigue recurriendo a “detenciones arbitrarias, agresiones físicas, amenazas y vejaciones” contra ciudadanos “pacíficos”. Esta denuncia se suma a las que vienen haciendo desde Cuba, con mayor frecuencia en los últimos meses, periodistas no oficiales, opositores y activistas de derechos humanos.

CUMPLEAÑOS DE GABI

Un día como hoy, en La Habana, hace cincuenta años, nació mi hija Gabriela. También un día como hoy, cuando aún era una niña, le escribí este poema, que ahora acompaño con uno de esos dibujos que ella hacía en la escuela y que, junto a los de su hermana Claudia, he conservado celosamente.

FANTASÍA PARA GABRIELA

La bola azul del mundo
es una bola azul de agua,
una bola azul de gases,
una bola azul de tierra.
Es una bola azul que gira
y matemáticamente se desplaza
sobre una incandescente
pista de cálculos.
Vista
desde el ojo de la Luna,
para esta bola azul turquesa
la eternidad no cuenta:
es un balón brillante
que gira y se desliza
sin complicaciones,
suave y silencioso
como un pompón de lana.
A su paso no se escuchan
canciones ni palabras;
cuando pasa no deja,
sobre los rieles del espacio,
residuos de banderas,
ni cifras,
ni dudas,
ni verdades,
ni miedos,
ni esperanzas,
ni el más pequeño atisbo de destino,
ni un recuerdo,
absolutamente nada.
Desde el ojo de la Luna
la bola azul del mundo
es una cosa que pasa.
Pero en ella somos, Gabriela,
el envés del infinito,
la negación del silencio,
el reverso de la nada.

MDM

CARTA ABIERTA A RAÚL CASTRO

Ángel Santiesteban-Prats, La Habana.

A. Santiesteban-Prats

Sr. Raúl Castro Ruz, en días pasados una horda de soldados y oficiales de la Seguridad del Estado, la mayoría vestidos de civil, que radican en la Sección 21 (oficinas centrales de la Contra Inteligencia), arremetió contra un grupo pacífico, del cual formaba parte y que se encontraba frente a la unidad policial de Acosta en 10 de octubre, para apoyar a los padres ancianos de Antonio Rodiles, que averiguaban, a su vez, el destino y la causa “legal” por la que su hijo se hallaba en las celdas de esa unidad.

Un día antes, esa misma horda de delincuentes, violadores de la justicia y de los más elementales derechos humanos, lo habían agredido por el hecho de presentarse pacíficamente en la antes mencionada Sección 21 junto al abogado Veizant Boloy, para indagar por el paradero de su esposa la abogada Yaremis Flores, secuestrada a la salida de su vivienda por agentes policiales.

Después que me hicieran permanecer varios días en las mazmorras, en las que me mantuve sin agua y alimentos, única posibilidad de protestar frente a la violencia cometida, me liberaron sin cargos gracias a la conmoción pública que produjo la reproducción en Internet de una videograbación que mostraba la forma brutal en que me arrestaron.

Nuestro único “delito” es pensar inconmensurablemente en los destinos de nuestro país, que lleva más de cinco décadas en la agonía de una guerra fantasma y desgastante, que solo ha servido para devastar una nación y mantener a los Castro en el poder.

Tenemos el derecho incuestionable de elegir, disentir, agruparnos, manifestarnos, decidir qué es lo más necesario para la nación cubana y su futuro. De ella somos hijos legítimos, con igualdad de derechos, por lo que exigimos respeto y libertades para los que integramos la oposición dentro de la sociedad civil en Cuba.

En estos momentos aún se encuentra detenido arbitrariamente, bajo un supuesto delito de “resistencia”, Antonio Rodiles, Director del Proyecto Independiente Estado de SATS y Coordinador de la Campaña Por Otra Cuba, iniciativa ciudadana nacida en la profunda crisis social y económica que atravesamos, que demanda la ratificación de los Pactos de la ONU, firmados por su Canciller el 28 de febrero de 2008 en la ciudad de Nueva York, y que consideramos derechos imprescindibles para la transformación democrática de la nación cubana y su ingreso al concierto de las naciones del siglo XXI.

Exigimos por tanto la inmediata libertad, sin cargos manipulados, de Antonio González Rodiles, y demando de usted la más pronta intervención en las continuas violaciones que en nuestro país se cometen en su nombre.

[Ángel Santiesteban-Prats (1966), escritor cubano. Es autor del libro de cuentos Dichosos los que lloran, premio Casa de las Américas 2006. Mantiene el blog Los hijos que nadie quiso. Enfrenta en La Habana un proceso legal en el que le piden 15 años de cárcel.]

CUENTECITO CUBANO

Arriba un barco a Montevideo procedente de Cuba y todos los perros del puerto se acercan a ver al perro cubano que llega.
–¡Mirá! –dice uno de los perros uruguayos al perro cubano–, ¿es verdad que ustedes no tienen pulgas?
–¡Sí!, es que en Cuba el gobierno tiene una campaña de salud buenísima y los perros allí no tenemos pulgas.
–¿Y vos sabés leer?
–¡Claro, chico, en Cuba a todos los perros desde cachorritos nos enseñan a leer!
–¿Y comen bien?
–Bueno, no siempre hay huesos, pero nunca paso hambre.
–Y si estabas tan bien en Cuba, ¿por qué te fuiste?
–Es que me entraron ganas de ladrar…

CUBA / LA UE SE HACE LA BOBA

El joven intelectual cubano Antonio Rodiles ha sido puesto en libertad por las autoridades castristas luego de pasar 19 días encerrado en un centro policíaco habanero y pagar una multa de 800 pesos. Rodiles, que ha sido propuesto para el Premio Héroes de la Libertad de Expresión por Amnistía Internacional, dirige un proyecto político-cultural independiente llamado Estado de Sats, aborrecido por la dictadura. Como si esto fuera poco, promueve el movimiento contestatario titulado Por Otra Cuba, al que se han adherido numerosos intelectuales y activistas políticos cubanos dentro de la isla y en el exilio. El día 7 del este mes, junto a una veintena de opositores, Rodiles fue golpeado bestialmente y detenido por agentes de la Seguridad del Estado en una calle de La Habana durante una manifestación pacífica contra el Gobierno, lo cual provocó una protesta internacional a la que se sumó este blog. En una entrevista publicada en el portal CaféFuerte, Rodiles relata la agresión de que fue objeto: “Un oficial que se ha hecho ya conocido por golpeador y por las personas de las que abusa, que tiene el alias de “Camilo”, cruzó la avenida 31 [en el municipio habanero Playa, frente a la Sección 21 de la Seguridad del Estado] con un grupo de personas, cruzó directamente para golpearme. (…) No venían uniformados, no se identificaron, e inmediatamente se abalanzaron sobre mí. Cuando yo les pongo las manos para que no me agarren, lo que me cayó fue una lluvia de golpes. Me agarraron por el cuello, me lanzaron al piso, era un grupo de entre 10 y 15 personas –personas que estaban allí dicen que eran como 12–. Y cuando me lanzan al suelo empezaron a patearme, empezaron a golpear, en ese momento alguien me da un puñetazo en el ojo izquierdo, que gracias a Dios el nudillo no dio en el globo ocular, sino en toda la periferia. Eso me causó una contusión muy fuerte en el ojo, que incluso sangró. Después me levantaron, me llevaron hasta la patrulla, frente a la patrulla me siguen golpeando en el tórax, todas las costillas, Fue una paliza total. Gracias a Dios no hubo fracturas, pero perfectamente las pudo haber”. Después de leer este testimonio, que se suma a la avalancha de noticias sobre la febril actividad represiva de la dictadura cubana en los últimos meses, es imposible no indignarse al escuchar voces que desde la Unión Europea –incluso desde la España gobernada por el PP– se levantan para pedir el cese de las sanciones comunitarias impuestas al régimen castrista. Según tales voces, éste está dando señales de cambio. Moraleja: poco o nada deben esperar de la UE los demócratas cubanos mientras en ella, como resulta evidente, los derechos humanos sean rehenes de los euros.

LA RECUPERACIÓN DEL SENTIDO

Teódulo López Meléndez, Caracas.

Vivimos una época en que la política dejó de ser espacio de redención para convertirse en una imposibilidad frustrante. He repetido cientos de veces que el pensamiento y la política se divorciaron, convirtiéndose la segunda en un giro lamentable sobre lo instituido. La política pasó a ser la administración de lo instituido despojándose de toda carga, incluso de aquella vieja concepción que la definía como “el arte de lo posible”.

Encontramos que quienes anuncian prácticas de “democracia representativa” la transforman en verdad en una situación deliberativa intrascendente incapaz de incidir con modificaciones sobre lo instituido. Lo representativo ha dejado prácticamente de existir al constituirse en un mecanismo conservador de lo existente y al no encarnar una voluntad expresada desde la fuente instituyente y lo llamado “participativo” ha sido convertido en una farsa que obtiene resultados exactamente contrarios a los necesarios..

Es necesaria la tensión modificadora que produce una sociedad en afán instituyente. Nos hemos planteado cambios institucionales y no cambios estructurales, que son los propicios para el logro de la equidad social. Hay que construir una ciudadanía y no tenemos tiempo como para andar proclamando que se requerirían 20 ó 30 años de un proceso educativo profundo. Hay que procurar un despertar hacia una autodeterminación ciudadana y no detenerse en la larga espera de una formación poblacional masiva.

Pasa por hacerlas interpelar y crear así una tensión. Ello implica innovación originada en un profundo discernimiento. Esto es, deben poder ser convertidas en activistas en procura de la inclusión y del reconocimiento de derechos aún no reconocidos. Se trata de la ruptura de una lógica instituida e impositiva que mantiene en vigencia un acuerdo social básico absolutamente inepto para atender a las necesidades políticas inmediatas de superación de un régimen autoritario e impide el poder arrollador de una sociedad instituyente. Ello implica una nueva ética política que hará posible la erupción de una nueva cultura política que posibilitará –entonces sí– el largo período de educación masiva en la formación de ciudadanos. Algo muy contrario al asistencialismo del estado, un perverso mecanismo que no hace ciudadanos sino aciudadanos.

Cuando se fragmenta se enseña que la movilización colectiva es inocua, se corroe el poder instituyente del cuerpo social. La sociedad venezolana actual está en fase negativa. La protesta es una simple pérdida de paciencia y la lectura de columnistas que insultan al gobierno un simple ejercicio de catarsis.

Es lo que intentamos hacer: procurarnos algunos ciudadanos, ya dueños de esta condición, para comenzar a generar una cultura política esencialmente nueva.

Lo que pretendo al hablar de ciudadanía instituyente no se refiere a un mito fundante. La política de resolución de conflictos y de armonización de intereses se basaba en el respeto estricto al orden legal vigente como única posibilidad política de mantenimiento democrático. Después del revolcón que hemos sufrido ese contexto de política está marchito. La paradoja es fácilmente soluble, puesto que al estar encerrados (como estamos) en la “sin salida” (repito que ya he hablado suficientemente de nihilismo y cinismo del siglo XXI) va a encontrarse inevitablemente con una reacción frente al sometimiento, una que también de manera inevitable va a estar marcada por una concepción de la política absolutamente distinta de esta que practican entre nosotros tanto gobierno como oposición. Hay, pues, esperanza, porque de la nueva ética saldrá racionalidad en la nueva construcción. Ello provendrá de la toma de conciencia de una necesaria recuperación (no del pasado, en ningún caso), sino del sentido.

PARADOJAS DEL INTELECTUAL PERONISTA

Héctor Ricardo Leis

(La Nación, Buenos Aires, 20/11/2012) La figura del intelectual ganó una importancia decisiva en la modernidad. Las principales fuerzas políticas de nuestra época fueron inspiradas por intelectuales. Locke fue un impulsor fundamental del liberalismo, no menos que Marx del socialismo y Burke del conservadurismo. En contraste con lo anterior, existe una corriente política anómala en la que los intelectuales son meros coadyuvantes de la acción. Es el caso de los movimientos fascistas europeos de la primera mitad del siglo XX y de los populismos latinoamericanos que surgieron a partir de la segunda mitad de ese siglo.

Por cierto, hubo intelectuales de renombre que apoyaron a Hitler y Mussolini, que no fueron pocos, pero su influencia, salvo excepciones, fue insignificante. Ellos apoyaban públicamente al movimiento y a su líder, pero no contribuían en la definición de líneas políticas estratégicas. Ni podían: los movimientos no demandan ideas de valor universal sino impulsos concretos para su propio accionar.

Ya en el siglo XIX, Lorenz von Stein (1815-1890) pensó a los movimientos en contraposición dialéctica a la noción de Estado. Según el autor, mientras el Estado es un elemento estático, el movimiento es supuestamente la expresión de las fuerzas dinámicas de la sociedad. El movimiento antagoniza con el Estado aun cuando su líder sea gobierno, lo cual explica por qué éste tiende a reformar la Constitución para aumentar su poder. El líder –conductor, caudillo, führer, duce, etcétera– usa su carisma para personificar y unificar al movimiento. Para sobrevivir, el movimiento precisa vencer batallas y derrotar enemigos, y el líder es quien sabe realizar esas tareas de acuerdo con las circunstancias y posibilidades históricas. No importa que las oportunidades vayan de la derecha para la izquierda o viceversa, las ideas son traídas al campo político sólo para facilitar y justificar la dinámica del movimiento, lo cual implica, lógicamente, una inferiorización del papel de los intelectuales.

El fascismo renació travestido como populismo en gran parte de los países de América Latina. Antes de la Segunda Guerra había una creciente hegemonía de las ideas de derecha. La derrota del Eje fue dejando progresivamente ese espacio a las ideas de izquierda. Fue así que en el inicio del siglo XXI surgieron en contexto democrático los regímenes de Chávez, en Venezuela; Correa, en Ecuador; Ortega, en Nicaragua; Morales, en Bolivia, y los Kirchner, en la Argentina. La dinámica de sus líderes y movimientos los aproxima a las experiencias fascistas, pero su signo ideológico es de izquierda. Son regímenes populistas autoritarios que persiguen las libertades públicas, pero por haber surgido en un contexto democrático tuvieron que adaptarse a las circunstancias y moderar sus apetitos. Si no fuera por eso, ahí están los elogios al despotismo castrista para demostrar realmente cuál es la verdadera preferencia de sus dirigentes.

El peronismo es el eslabón perdido de una particular evolución política subterránea de las masas en el siglo XX. Su historia ejemplifica impecablemente la continuidad existente entre el movimientismo de derecha (fascista) y el movimientismo de izquierda (populista). Los analistas tienden a no hacer esta aproximación porque se dejan engañar por el barniz democrático de los actuales populismos. Pero aun siendo regímenes surgidos de elecciones legítimas, no por eso son políticamente menos perversos. Estos movimientos dividen los países en bandos antagónicos a costa del Estado de Derecho, postergando por décadas valiosas una construcción sustentable del Estado, la democracia y la economía.

¿Qué papel les cupo a los intelectuales en el fascismo y les cabe en el populismo? Un papel trágico, por cierto. Esas experiencias atraen y fascinan a los intelectuales; muchos de ellos se encantaron con los líderes del fascismo y hacen lo mismo ahora con los del populismo, pero su influencia real en la política continúa siendo prácticamente nula. Entre la voluntad del líder y las necesidades del movimiento no existe ningún espacio de mediación para las tradicionales preocupaciones intelectuales con la verdad. Es más: la dinámica movimientista es portadora natural de un sentimiento antiintelectual. No por nada Ignacio B. Anzoátegui (1905-1978), un intelectual que se asumió públicamente como nazi, falangista y peronista, acuñó una frase célebre: “Basta ya de mariconerías ilustradas”.

No puede extrañar, entonces, que cuando los antagonismos llegan al interior del peronismo ellos se resuelvan muchas veces a los tiros. Dadas la prolongada y variada historia política e ideológica del peronismo y la ausencia de una tradición intelectual coherente, los diversos grupos del movimiento están imposibilitados de una elaboración más o menos racional de su identidad que les permita evitar la violencia para descubrir quién es más peronista que el otro. El peronismo es un magma que contiene numerosos grupos con intereses diversos, pero igualmente peronistas. Todos luchan por el poder y, aunque busquen cosas diferentes, lo hacen en nombre de la misma identidad. Se matan precisamente por eso: si asumiesen que tienen identidades diferentes se separarían en relativa paz, tal como ocurre habitualmente en los campos de la vida pública y privada.

El intelectual peronista se siente realizado elogiando la relación del líder con las masas, denigrando a la oposición y pidiendo la reforma de la Constitución para garantizar la continuidad del líder y el proyecto en curso. Su destino trágico se verifica en la extraña ceguera para con la realidad, fruto de la soledad ontológica de la función intelectual dentro del movimiento. Al mismo tiempo que puede construir complejas teorías discursivas para justificar el populismo, no consigue observar cosas obvias. Como, por ejemplo, que en su larga vida el peronismo intentó implantar proyectos radicalmente diferentes entre sí que sólo tenían un punto en común: la reforma de la Constitución para la reelección del líder. Fue así con Perón en 1949, con Menem en 1995 y lo mismo quiere hacer ahora Cristina K. Desde una óptica republicana puede argumentarse a favor de los primeros gobiernos de Perón, de Menem y de los Kirchner, rescatando su importancia para la búsqueda de nuevas alternativas de gobernabilidad y de políticas públicas. Pero éste no es el caso de sus segundos gobiernos, que pusieron más en evidencia los apetitos de poder personales antes que las ventajas de sus proyectos políticos. El segundo gobierno de Perón, de 1952, acentuó sus componentes fascistas en vez de atenuarlos, y el segundo mandato de Menem aumentó la corrupción de su modelo neoliberal. El actual segundo mandato de Cristina Kirchner está radicalizando cada vez más su herencia ideológica generacional de una izquierda estatista y autoritaria que anuncia nuevos ciclos de angustia para el país.

La ceguera de los intelectuales peronistas cercanos al oficialismo no les permite siquiera ver una simple manifestación de voluntad ciudadana en defensa de derechos individuales como la del 8-N. Ellos no ven ciudadanos con ideas diferentes sino amenazas al movimiento y a su líder por parte de golpistas y gorilas semejantes a los del drama peronista de los años 50. Pasan por encima así, olímpicamente, los episodios de los años 70, que son los menos resueltos por la memoria argentina. Con relación a esos años, la ceguera parece ser de 360 grados: tanto no consiguen ver la violencia terrorista de la guerrilla peronista contra el Estado, durante los gobiernos democráticos habidos de 1973 a 1976, como la violencia entre peronistas en el mismo período.

La excepción que confirma la regla de la ceguera trágica de este grupo de intelectuales está dada por aquellos pocos que consiguen escapar de los laberintos existenciales del poder, declarando su desacuerdo con las políticas del líder peronista de turno. Con ellos es posible buscar acuerdos y pensar la realidad. Su miopía no es diferente, ni en género o grado, a la del resto de los intelectuales de otras corrientes.

UGANDA / LEY BRUTAL CONTRA LOS HOMOSEXUALES

El Parlamento de Uganda pretende aprobar una brutal ley que podría condenar la homosexualidad con la pena de muerte. Si lo logran, miles de ugandeses podrían ser ejecutados o condenados a cadena perpetua solo por el hecho de ser homosexuales.

Hemos ayudado a frenar esta iniciativa antes y podemos hacerlo de nuevo. Tras una masiva protesta global el año pasado, el presidente de Uganda, Museveni, bloqueó el avance de la ley. Pero el descontento político está creciendo en Uganda y los extremistas religiosos en el Parlamento esperan que la confusión y la violencia en las calles distraigan a la comunidad internacional de este segundo intento de aprobar una ley impregnada de odio. Podemos demostrarles que el mundo continúa alerta.

No hay tiempo que perder. Reunamos en las próximas 24 horas un millón de voces contra esta brutal ley en contra de los homosexuales en Uganda y se las haremos llegar a los líderes políticos del país y a otros gobiernos clave que pueden influir en la decisión.

Ser gay en Uganda es peligroso y aterrador. A las personas gays y LGBT se les hostiga y agrede constantemente. El año pasado, el activista por los derechos de los homosexuales David Kato fue brutalmente asesinado en su propia casa. Ahora, toda esta comunidad está amenazada por esta ley draconiana que supone prisión de por vida para quienes mantengan relaciones sexuales con personas del mismo sexo, y quizás hasta la pena de muerte para los “infractores reincidentes”. Según esta ley, incluso colegas de las ONG que trabajan para frenar el VIH podrían ser encarcelados por “promover la homosexualidad”.

En este momento, Uganda sufre convulsiones políticas, y la pérdida de millones de dólares de ayudas para el país tiene al Parlamento sumergido en un escándalo. Esta crisis ha dado a los extremistas religiosos en el Congreso la oportunidad perfectapara desempolvar el proyecto de ley anti-gay y promoverlo como el “regalo de navidad” para Uganda.
No hay tiempo que perder. Reunamos en las próximas 24 horas un millón de voces contra esta brutal ley en contra de los homosexuales en Uganda y se las haremos llegar a los líderes políticos del país y a otros gobiernos clave que pueden influir en la decisión. Haz clic abajo para firmar y luego reenvía esto a todo el mundo:

http://www.avaaz.org/es/uganda_stop_gay_death_law/?bqvWAbb&v=19433