LLAMADO DE LA MADRE DE FARIÑAS Y LAS DAMAS DE BLANCO

Madre de Fariñas: “Le pido como madre al gobierno cubano, para que por favor tenga un gesto de buena voluntad humanitario, para que Guillermo no se muera”.

(La Habana, 29/6/2010) Las Damas de Blanco: “La situación de Fariñas es algo que compete directamente a las Damas de Blanco, tenemos que hacer un llamado al gobierno y a todas las personas de buena voluntad del mundo, tenemos unir nuestras voces para pedirle al gobierno que acabe de liberar a los presos más enfermos para que Fariñas se salve. No podemos permitir otro Zapata”.

El opositor y periodista Guillemos Fariñas, quien lleva ya 127 días en huelga de hambre para pedir al régimen cubano que libere a los preso políticos de la Primavera Negra más enfermos, está muy grave, consciente pero con dolores insoportables. Así lo ha contado la propia madre de Fariñas, Alicia Hernández, a la Asociación Damas de Blanco.

La madre de Fariñas ha hecho un llamado “a los gobiernos de buena voluntad del mundo para que interfieran ante el gobierno cubano para que cabe ya de resolver la situación de los presos por los que Guillermo pide”.

Alicia está muy preocupada por la vida de su hijo, pues está en estado crítico. Está infectado por un estafilococo que le provoca una fiebre muy alta, y tiene una obstrucción en el cuello. Hoy mismo le darán los resultados que confirmarán si tiene o no un trombo. De ser así la vida de Fariñas corre grave peligro.

Pese a no apoyar a Guillermo en esta huelga, Alicia está en todo momento a su lado y ha pedido “como madre, al gobierno cubano, para que por favor tenga un gesto de buena voluntad humanitario, para que él no se muera.” Los intentos de ella por hacerle dejar la huelga han sido en vano. “No apoyo esta decisión de él y sí le he pedido que deje la huelga, pero eso es imposible con él”, reconocía.

Asimismo, Alicia ha querido dar las gracias a la Unión Europea que “sé que está haciendo mucho para que esta situación se resuelva con el gobierno, y también darle las gracias a la Iglesia que a través de ella se ha logrado algo pero no todo lo que hace falta”.

Por su parte las Damas de Blanco, quienes ya han estado en dos ocasiones visitando a Fariñas en Santa Clara para pedirle que dejase la huelga, se han mostrado consternadas con la noticia.

“Para nosotras es más importante que él continúe vivo. Pero él nos ha dicho que él nunca nos pediría que dejáramos de caminar porque sabe que es un problema de principios y que no lo dejaríamos de hacer, y que entendiéramos que él diera su vida si es necesario por la libertad de los presos más enfermos”, nos ha contado Laura Pollán, una de las Damas de Blanco y representante de la Asociación.

“No tenemos mucho tiempo porque la vida de Fariñas está en juego y las Damas de Blanco nos sentimos responsables. Porque él está arriesgando su vida por nuestros familiares. Así es que la situación de Fariñas es algo que compete directamente a las Damas de Blanco, y nosotras no  podemos permitir que él muera”, señalaba Laura.

Por ello las Damas han querido hacer un llamamiento “al gobierno y a todas las personas de buena voluntad del mundo, tenemos que salvar a Fariñas, escúchennos, vamos a unir nuestras voces, vamos a pedirle al gobierno que acabe de liberar a los presos más enfermos para que Fariñas se salve. No podemos permitir otro Zapata”.

Saben que convencer a Guillermo no es fácil porque él mismo les ha dicho “a mí desde pequeño me enseñaron en las letras del himno nacional que morir por la patria es vivir, y si a mí me toca en estos momentos lo voy a hacer a gusto porque lo estoy haciendo por la libertad de mis hermanos que están injustamente encarcelados”.

Las Damas de Blanco consideran que la situación de los presos políticos se está dilatando mucho, pues ellas esperaban que se hubiesen dado ya al menos 10 ó 12 excarcelaciones. El colectivo cree que el régimen cubano está ganando tiempo, esperando a que en septiembre esté de nuevo en el candelero el tema de la Posición Común.

Pese a que no saben si el régimen de los Castro cederá o no ante la petición de Fariñas, pues el régimen “actúa contra la lógica”, las familiares de los presos políticos se han mostrado esperanzadas ya que la misma Iglesia les ha dicho que esperan excarcelaciones y asegura que de no ser así el gobierno de Cuba no les estaría mintiendo a ellas sino a la propia Iglesia. “Las Damas pensamos que no sería favorable para este gobierno atreverse a mentirle a una institución tan reconocida como es la Iglesia Católica”.

(Tomado de la página digital de la Asociación Damas de Blanco)

OPINIÓN AJENA

Anteayer se cumplió un año de la salida del poder de Mel Zelaya, el aspirante a tirano que fue derrotado y con ello llevó a Hugo Chávez a su primer gran fracaso en un país nunca antes relevante en la política internacional: Honduras.

[…] No hay periódico en el que no hayan visto ustedes referencias en los últimos días al supuesto golpe de Estado perpetrado en Honduras el 28 de junio de 2009. Ojalá muchos de los golpes de Estado que en el mundo ha habido fuesen como ese. Digamos de él, en tres pinceladas, que fue un golpe de Estado en el que se ejecutaron las disposiciones pertinentes de la constitución vigente para impedir que el presidente Zelaya violase esa Constitución que los hondureños se habían dado. Que fue un golpe de Estado que permitió que se celebraran elecciones presidenciales en la fecha en que estaban previamente fijadas. Y que fue un golpe de Estado que despejó el camino para que las presidenciales fuesen ganadas por el principal partido de la oposición. ¿Dónde puede uno apuntarse a golpes de Estado así? […]

Ramón Pérez-Maura: “Chávez caído: un año”. ABC, España, 30/6/2010.

OPINIÓN AJENA

[…] Partiendo de una idealización romántica de lo que fue la Segunda República, se pretende deslegitimar la Transición y articular un relato para enlazar el fundamento de nuestro actual sistema político con la República asaltada por la sublevación militar de 1936. La conclusión del argumento se apunta indisimuladamente: se le debe exigir a la derecha (y también parece ahora que a una parte de la izquierda) que lo acepte, y si, como resulta probable, no lo hace, que quede confinada, identificada con el franquismo, “en el ominoso rincón que le corresponde” (Cercas). No es difícil imaginar las consecuencias que tendría este arrinconamiento para nuestra convivencia política.

[…] Azaña, que tiene una indiscutible autoridad para juzgar la España de 1936, escribió: “¡Cómo se odiaban antes de la guerra los dos bandos españoles, cómo estarán los ánimos después de los horrores padecidos! Mientras vivan las actuales generaciones no podrán restaurarse las condiciones mínimas de convivencia social pacífica. El odio ha engendrado la venganza, que ha suscitado nuevos odios, y así hasta el exterminio. Todo el pueblo español está enfermo, y sus curadores actuales no saben otra receta que fusilarlo”. Nuestra generación sintió desde su nacimiento, como tan certeramente apuntó Machado, que aquellas dos Españas helaban nuestros corazones, y se propuso lograr una España distinta en la que todos pudiéramos convivir en paz y libertad. De ahí la Transición, que no es, como se pretende, un pacto del olvido, sino un pacto hecho desde el recuerdo de aquella realidad. El 14 de abril, que nació tan esperanzadoramente, no precisó otra fecha del pasado para asentar su legitimidad. Tampoco lo precisa la democracia surgida de las Cortes Constituyentes de 1977, en un acto de pleno ejercicio de la soberanía popular. […]

Gregorio Marañón: “La insobornable verdad”. EL PAÍS, España, 29/6/2010.

LA MORDAZA CHAVISTA

¿DERECHOS CIVILES CON REPRESIÓN?

Miguel Bahachille M.

(EL UNIVERSAL, Venezuela.) La independencia de Venezuela se desenvolvió dentro de inusitada violencia. En ese contexto era hasta “normal” que los héroes ostentaran un buen número de esclavos que eran explotados inmisericordemente. En estas horas aciagas, cuando no tenemos héroes ni el escenario de entonces, se ha instaurado un gobierno que intenta liquidar las libertades básicas para imponer un modelo de estado de control absoluto similar a la singularidad esclavista de Cuba.

Por ejemplo no se puede protestar en los eventos presidenciales. Para los adversarios se han decretado “zonas de libre expresión”. La mayoría de los noticieros privados no tienen acceso a los actos oficiales. Los ataúdes que a diario salen de la morgue con víctimas de la delincuencia no pueden ser reseñados por la prensa. Son restricciones propias de Cuba, Irán o Corea del Norte. ¡Pura censura!

En la mal llamada “cuarta república”, con sus altibajos, se respetaban las convenciones internacionales. Ahora no. Se encierra gente sin derecho a audiencia en roñosas cárceles como el caso de la jueza Afiuni y los comisarios sin contar aquellos que lograron salir del país. Los “nuevos patriotas” que tanto se autorregodean de revolucionarios son tan culpables de esas iniquidades como lo fueron aquellos que oprimieron a los nativos que se levantaron para fundar la República.

¿Qué no se censura la libre expresión? La incautación de los equipos y frecuencia de RCTV, el cierre de 36 emisoras de radio, la limitación del espectro radial de Unión Radio, la desaparición forzosa del circuito CNB, la confiscación de 240 frecuencias radiales en todo el país, la modificación de los parámetros operativos de Radio Vial de Aragua (103.9 FM), el acoso permanente a Globovisión, son innegables hechos de represión. Como si fuera poco, los inciertos procesos judiciales maquinados contra los accionistas de Globovisión, la sentencia de 3 años y 9 meses de cárcel así como la prohibición de ejercer su profesión al periodista Francisco Pérez; el fallo de 2 años y 6 meses de cárcel al periodista Gustavo Azócar; la prisión de Leocenis García, entre otros, indican que puede encerrarse a personas sin juicios equitativos. Pero hay más. A la ignominiosa ley RESORTE se le agregará pronto la de DELITOS MEDIÁTICOS. ¿Derechos civiles?

El estado de indefensión al que está sometido cualquier ciudadano es una verdadera vergüenza para el país. Se utiliza la policía para espiar sobre todo a los periodistas. Ciertamente todos los gobiernos recelan de los medios pero éste echa mano al expediente de “la injuria y ofensa” como delito grave para encarcelar a su antojo. Todo ha cambiado y, al parecer, no nos damos cuenta o poco nos importa hasta que tocan alguna puerta conocida. Sería necio negar casos de corrupción en los vilipendiados 40 años; sin embargo, la gran mayoría se condujo con vergüenza, lo cual permitió la conformación de generaciones bajo la ética del recato.

Venezuela era un ejemplo de democracia ante el mundo. La legislación estimulada por el bipartidismo, con todos sus defectos, benefició la libertad de acción y expresión. Hoy es común promulgar a la carrera leyes restrictivas que vulneran los derechos civiles cardinales. Se autorizan registros y equipos de escucha a capricho. Se apresa personas sólo por ser sospechosas y, como si fuera poco, se les cierra la banda al derecho de tener audiencias justas.

Los miembros de la Asamblea no leen las leyes remitidas por el Ejecutivo. Se pasan con tanta prisa que ni siquiera les da tiempo para discutir; mucho menos para deliberar. Son comunes las disposiciones que se burlan de la Constitución. Bajo esa premisa el país se acerca a la tiranía. Por ejemplo, cualquier sospechoso puede ser detenido alegando su condición de golpista o terrorista para evadir el régimen estatutario amparado por convenios internacionales suscritos por el país.

Ese entorno no refleja la conciencia propia de gobiernos con integridad moral. Todo el mundo sabe que “la orden” viene desde lo más alto. Ningún miembro del gobierno se siente obligado de rendir cuentas. ¿Se corresponde ese modelo con el de un país respetuoso de las leyes y derechos humanos? Si los ejecutantes del golpe de Estado de 1992 fallaron en su designio de acabar con la democracia, podría decirse que hoy lo hacen gradualmente con su persistente acción de desconocer los derechos civiles fundamentales.