PREMIAN EN FRANCIA NOVELA DE KARLA SUÁREZ

Joel Franz Rosell

El prestigioso Premio Carbet del Caribe y Todo el Mundo fue otorgado a la novelista cubana Karla Suárez por su novela La Havane année zéro (La Habana año cero), publicada por Métailié (París,  2012). La novela, ya recompensada en agosto con el Grand Prix des Iles du Ponant, se alza esta vez con un premio internacional de gran prestigio, fundado hace 23 años por el gran intelectual martiniqueño  Edouard Glissant y que ha coronado obras de autores caribeños del nivel de Patrick Chamoiseau (primer premiado, en 1990, y actual  presidente del jurado), Dany Laferrière, Raphael Confiant, Renée  Depestre, Maryse Condé, Jamaica Kincaid, Daniel Boukman o Gisèle Pinaud.

Karla Suárez

Karla Suárez

El premio lo organiza el Instituto de Todo el Mundo, en colaboración con diversas instituciones francesas y del Caribe, siendo otorgado cada año en un territorio diferente: Martinica, la Guayana Francesa y el departamento de Ile-de-France, que incluye París y concentra la mayor comunidad caribeña de Francia.

El hecho de haber sido otorgado en su precedente edición a otro cubano (Leonardo Padura, con su novela El hombre que amaba los perros) no era precisamente un elemento a favor de Karla Suarez quien, sin embargo, logró el triunfo por unanimidad.

La Havane année zéro es una radical crónica de la vida en La Habana en 1993, año más difícil de la crisis económica, social y política iniciada en Cuba tras la desaparición, tres años antes, del llamado Campo Socialista. Cinco habaneros, todos profesionales más o menos devastados por la descomposición de la realidad cubana, se empeñan en la alucinante búsqueda de un documento que probaría que el italiano Antonio Meucci fue el verdadero inventor del teléfono, en La Habana, a mediados del siglo XIX. Es un hecho real, hoy reconocido, que Meucci inventó el teléfono -entre otras muchas cosas- antes que el norteamericano Graham Bell. El interés y originalidad de la obra viene no solo de contar la apasionada y desgraciada vida de Meucci, sino las vidas, en cierto modo paralelas, de esos cubanos que condimentan su cotidiana lucha por la sobrevivencia, con el sueño de revindicar al verdadero inventor de la comunicación a distancia gracias a la electricidad… al tiempo que dan a sus propias vidas un destino mejor.

Es un thriller fascinante, de vitriólico humor y estructura brillante y compleja, que confirma a Karla Suárez como una de las mejores narradoras cubanas contemporáneas.

Tras este segundo reconocimiento, resultará imperdonable que esta notable novela de la autora cubana residente en Portugal siga inédita en castellano.

Editores españoles e hispanoamericanos: ¡responded al teléfono!

Anuncios