HUMOR VENEZOLANO

Rayma. EL UNIVERSAL

Anuncios

PAJARERA DEL MUNDO

Esta imagen de la Torre Eiffel forma parte de los más de 5.000 dibujos técnicos producidos por el equipo de profesionales que trabajó con el ingeniero Alexandre Gustave Eiffel (Francia, 1832-1923) en la construcción del airoso monumento, inaugurado en 1889 y desde entonces símbolo de la ciudad de París.

TORRE EIFFEL

Guitarra del cielo
Tu telegrafía sin hilos
Atrae las palabras
Como un rosal las abejas.

Durante la noche
El Sena deja de correr
Telescopio o clarín

TORRE EIFFEL

Y es una colmena de palabras
O un tintero de miel

En el fondo del alba
Una araña de patas de alambre
Urdía su tela de nubes

Mi niño
Para subir a la Torre Eiffel
se trepa a una canción
do
re
mi
fa
sol
la
si
do

Ya estamos arriba

Un pájaro canta
En las antenas
Telegráficas

Es el viento
De Europa
El viento eléctrico

Allá abajo

Los sombreros vuelan
Tienen alas pero no cantan

Jacqueline
Hija de Francia
¿Qué ves allá arriba?

El Sena duerme
Bajo la sombra de sus puentes
Veo girar la Tierra
Y sueno mi clarín
Hacia todos los mares

Sobre el camino
De tu perfume
Todas las abejas y palabras se van

En los cuatro horizontes
Quién no ha oído esta canción

SOY LA REINA DEL ALBA DE LOS POLOS
SOY LA ROSA DE LOS VIENTOS QUE SE MARCHITA CADA OTOÑO
Y TODA LLENA DE NIEVE
MUERO DE LA MUERTE DE ESTA ROSA
EN MI CABEZA UN PÁJARO CANTA TODO EL AÑO

Así un día me habló la torre

Torre Eiffel
Pajarera del mundo

Canta Canta
Carillón de París

El gigante colgado en medio del vacío
Es el cartel de Francia
El día de la Victoria
Se la contarás a las estrellas.

VICENTE HUIDOBRO

(Versión del francés.)

CUBA / REPRESIÓN POLÍTICA

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) ha emitido los siguientes informes sobre la persecución a la que la dictadura de Raúl Castro somete a sus opositores dentro de la isla.

ALGUNOS ACTOS DE REPRESION POLITICA REGISTRADOS EN CUBA DURANTE MARZO DE 2012

La Habana, 17 de abril de 2012.

En marzo del 2012 verificamos al menos 1158 detenciones arbitrarias por razones políticas: el número mas alto para un mes en las últimas cinco décadas, solo comparable con las grandes redadas realizadas en todo el país en abril de 1961, a raíz de la invasión por Bahía de Cochinos.

Más de la mitad de las detenciones reportadas fueron realizadas poco antes y durante la visita de S.S. el papa Benedicto XVI y cierto número de ellas fueron reclusiones domiciliarias extrajudiciales bajo custodia de agentes policiales y parapoliciales y la amenaza cierta de que los detenidos en sus domicilios serían encarcelados si intentaban salir de sus hogares.

Analistas de la CCDHRN nos equivocamos al pronosticar una posible disminución relativa de la represión política durante el pasado marzo en la creencia de que el Gobierno de Cuba, quien seria (y fue) el principal ganador como resultado de la visita de S.S. Benedicto XVI, en términos de legitimidad política e imagen internacional, se esforzaría para propiciar una atmósfera de tranquilidad política y de participación espontánea y sin exclusiones de todos los ciudadanos, especialmente los creyentes, que desearan asistir a las dos grandes misas oficiadas por Su Santidad.

No se registraron excarcelaciones de prisioneros políticos y documentamos los casos de cuatro nuevos presos de esa categoría en el pasado mes de marzo (Sonia Garro, Ramón Muñoz, Andrés Carrión y Niurka Luque), quienes fueron internados en prisiones de alta seguridad.

Centenares de limosneros, pordioseros y otros menesterosos y desamparados fueron detenidos e internados para “sacarles de la vista” y centenares de teléfonos de disidentes fueron cortados por orden de la policía política secreta.

El número de detenciones por razones políticas, en el primer trimestre de 2012, fue mayor que las registradas en todo el año 2010.

LISTA PARCIAL DE SANCIONADOS O PROCESADOS POR MOTIVOS POLÍTICOS EN CUBA

La Habana, 25 de abril de 2012.

1. Esta lista parcial incluye solamente los casos de 65 condenados por motivos políticos, de los cuales 15 siguen sometidos a las condenas bajo la llamada “licencia extrapenal” (L.E.P.).

2. La denominamos “parcial” pues, según nuestras estimaciones, en Cuba hay entre 70.000 y 80.000 personas encarceladas o sujetas a otras formas de internamiento mandatorio, sin incluir a un número indeterminado de condenados a trabajo obligatorio sin internamiento o “limitación de libertad” (equivalente a la prisión domiciliaria): es imposible afirmar que no haya otros presos por motivos políticos dentro de una población penal tan desproporcionada.

3. Esta desmesurada población penal, propia de los regímenes totalitarios o autoritarios, mantienen al gobierno de Cuba entre los primeros lugares mundiales por el número de personas internadas en prisiones, campos de trabajo y otros lugares de reclusión por cada 100.000 habitantes.

4. El total de prisioneros políticos se redujo marcadamente, entre 2010 y 2011, con el destierro a España de 115 presos de dicha categoría. Esa excarcelación, a cambio del destierro, fue sumamente traumática y tuvo lugar bajo el signo de una coerción impuesta por la falta de alternativas. La mayoría de los presos políticos y sus familiares así desterrados siguen atravesando grandes dificultades materiales y un profundo y depresivo desarraigo.

Ello explicaría el trágico suicidio por ahorcamiento en Islas Canarias, el 3 de abril de 2012, de uno de los 115 desterrados: el periodista Santiago Du Bouchet, quien fuera director de la Agencia de Prensa Independiente Habana Press.

5. En cuanto al total de sancionados o procesados por motivos políticos todavía corresponde al Gobierno de Cuba la cifra más alta en todo el Hemisferio Occidental y en buena parte del mundo. Tan solo en los meses de marzo y abril del 2012 hemos documentado al menos 9 nuevos casos de prisioneros políticos: sus nombres aparecen resaltados en negritas.

OPINIÓN AJENA

La corrupción judicial se le fue de las manos al gobierno, sobre todo en las instancias penales

A pocos sorprende las declaraciones de Aponte Aponte. Los involucrados con el triste espectáculo de la justicia venezolana sabemos, a ciencia cierta, que tenemos uno de los peores poderes judiciales del mundo. Todos los informes internacionales lo confirman y ni el propio gobierno lo esconde, pues con el tiempo se han sincerado los disimulos con que arrancó la llamada “reestructuración judicial”, que no fue otra cosa que acabar con la carrera judicial y convertir a los jueces en adláteres serviles de libre nombramiento y remoción. 

Pasamos de unos magistrados con cierta trayectoria profesional a servidores del partido de gobierno. Decía el entonces diputado Carreño que el gobierno no se iba a dejar meter autogoles con la designación de magistrados, haciendo ver que la autonomía del Poder Judicial era una exquisitez con que no iba a comulgar un gobierno revolucionario. Ahora magistrados y jueces no se escogen por credenciales, pues de su fidelidad al régimen depende su ingreso y permanencia. 

Pero no sólo tenemos un Poder Judicial manejado desde Miraflores, sino también uno de los más corruptos, pues el juez que está dispuesto a desconocer el derecho para favorecer a un político, también está presto a hacerlo para negocios desde los estrados. La corrupción judicial se le fue de las manos al gobierno, sobre todo en las instancias penales, donde existen mafias de jueces, fiscales y policías que extorsionan a cualquier incauto con algún problema legal. 

En Venezuela los argumentos jurídicos y la justicia no deciden los juicios. Es el dinero o el tráfico de influencia lo determinante. Quien conoce a un magistrado o a un político influyente tiene la gallina de los huevos de oro. Bastan unas llamadas para lograr las más graves atrocidades jurídicas. 

Al mismo tiempo, con el Poder Judicial controlado por el gobierno se garantizan las más viles atrocidades, como las expoliaciones sin previo pago; las persecuciones a líderes opositores; las extorsiones a medios de comunicación; las interpretaciones constitucionales a la medida del patrón, entre tantos abusos. El TSJ funciona como una oficina al servicio del gobierno. 

Lo triste es que esto no le duele a nadie. El pueblo no tiene ni idea de lo que es la separación de poderes y la independencia judicial. El escándalo de Aponte no resta votos, pues sólo parece importar quien hable el lenguaje callejero y quien garantice unas dádivas sin trabajo. 

El principal reto para retornar a la democracia es la depuración del Poder Judicial, pero esta vez privilegiando el mérito y la probidad, sobre la fidelidad partidista.

Rafael J. Chavero Gazdik: “Justicia revolucionaria”. EL UNIVERSAL, Venezuela, 25/4/2012.

TORTURAN EN CHINA A ACTIVISTA DE DDHH

Ni Yulan es una destacada activista que lucha por el derecho a la vivienda en China. Lleva 10 años en una silla de ruedas tras haber sido golpeada brutalmente por la policía en 2002 mientras estaba detenida. Este hecho, lejos de amedrentarla, reforzó su compromiso de lucha contra la represión de su Gobierno. Ni Yulan ha pasado 4 años en la cárcel. Ha sido torturada hasta el punto de que ahora está en silla de ruedas, ha sido obligada a vivir en la calle, le han retirado su licencia de abogada y le acaban de condenar a otros dos años y medio de prisión. Su “delito”: defender el derecho a la vivienda.

Ni Yulan se ocupa de muchos casos políticamente delicados de demandantes y personas que protestan por la demolición de viviendas. Es una presa de conciencia más en China, encarcelada por el ejercicio pacífico de sus derechos. Lo que hace particular su caso es el ensañamiento de las autoridades con ella:

  • En 2002 las autoridades la detuvieron y la torturaron durante varios días, rompiéndole los pies y las rótulas. Sus lesiones fueron tan graves que actualmente sigue en silla de ruedas. Cuando Ni Yulan trató de denunciarlo, la detuvieron, la declararon culpable de “obstrucción de asuntos públicos” y la condenaron a un año de cárcel, además de retirarle la licencia para ejercer la abogacía.
  • Al quedar en libertad en 2003, Ni Yulan siguió luchando por los derechos de las personas cuyas viviendas iban a ser demolidas con ocasión de los Juegos Olímpicos de Pekín. En 2008, justo antes de los Juegos, fue detenida y encarcelada durante dos años tras intentar impedir la demolición de su propia vivienda. Mientras estuvo en prisión, fue de nuevo torturada y no le proporcionaron atención médica.
  • Cuando quedó en libertad en abril de 2010, no tenía casa. Junto con su marido se fue a vivir a un hotel, hasta que la policía los obligó a ir a la calle y les impidió que alquilaran una vivienda e incluso que se alojaran en casas de amigos. En junio de 2010, tras una manifestación en la que decenas de personas expresaron su solidaridad con la pareja, la policía los trasladó a una residencia. Sin embargo, las autoridades continuaron sometiéndolos a vigilancia y otras formas de hostigamiento, como cortarles el agua, la electricidad y el acceso a Internet.
  • En la actualidad la activista tiene una lesión en la espalda porque la policía no puso el freno a su silla de ruedas al trasladarla a un centro de detención en 2011 y, mientras el furgón en el que viajaba se movía, la silla de ruedas no paró de rebotar contra las paredes. Los agentes no hicieron ningún caso a las quejas de Ni Yulan mientras esto sucedía.
  • Ni Yulan ha vuelo a ser condenada el 10 de abril 2012 por “buscar pelea y provocar problemas” y “fraude”. En el mismo juicio, manifiestamente injusto, su marido, Dong Jiqin, también ha sido condenado a 2 años.

La salud de ambos se ha deteriorado mucho en la cárcel: antes de su última detención, en abril 2011, Ni Yulan podía andar con muletas gracias a un tratamiento médico; sin embargo, durante su juicio pasó gran parte del tiempo postrada en una cama de hospital y necesitaba una máscara de oxígeno para respirar.

Ni Yulan ha ayudado a miles de personas a defender su derecho a una vivienda, y ahora nos toca defender los suyos. Por eso te invitamos a que firmes esta petición y la reenvíes a todos tus contactos. El Gobierno de China tiene a sus espaldas un terrible historial de falta de respeto a los derechos humanos. Por eso y por Ni Yulan no podemos callarnos. Tenemos que hacer oír su voz. Se lo debemos