OPINIÓN AJENA

[…] Los documentos publicados ahora [por Wikileaks], sin embargo, carecen de otro interés que la explotación más o menos morbosa de informaciones hechas en la presunción de que se realizaban de forma confidencial. Y que solo revelan la normal tarea de valoración de testimonios y opiniones, informaciones más o menos secretas aprovechando las fuentes de que disponen las embajadas y agencias norteamericanas para forjar criterios, estudiar situaciones y personajes, valorar y evitar peligros y aprovechar oportunidades. Nada ilegítimo. Al ridículo valor informativo de estos cables confidenciales se contrapone el inmenso daño general que la ruptura de la confidencialidad supone. Con la grave amenaza que es para fuentes existentes y el efecto disuasorio para fuentes potenciales que podrían causar mucho bien con sus informaciones sobre terrorismo, tráfico humano o de drogas, represión u otras acciones contra las democracias occidentales. Que los responsables de la difusión digan que se garantiza la seguridad de las fuentes es una infame hipocresía. Porque no tienen ni idea sobre la capacidad de valoración de las informaciones que puedan tener los enemigos de EE.UU. y la OTAN. Ni sobre su capacidad de identificación de fuentes. Se trata por tanto de un inmenso daño gratuito a nuestra seguridad, a la de EE.UU. y todos sus aliados. […]

Hermann Tertsch: “Nada sustancial salvo el daño”. ABC, España, 30/11/2010.

Anuncios

ACTOS EN LA FHC

La Fundación Hispano Cubana anuncia los siguientes actos, que tendrán lugar en su sede de c/ Orfila, 8, 28010 Madrid, siempre a las 19:00 h, con entrada libre:

Jueves 2 de diciembre: Inauguración de la exposición del pintor cubano Arnold Méndez Cruz. Participarán el artista y críticos de arte.

Jueves 9 de diciembre: Aniversario del Día de los Derechos Humanos. Se presentará el proyecto “Observatorio de Derechos Humanos Cubanos”, fundado por ex prisioneros cubanos que residen en España.

Si se pierde estas actividades, puede verlas en el canal de la FHC: http://www.hispanocubana.org, sección Biblioteca Audiovisual.

PEQUEÑAS HISTORIAS DE SILVIA GARCÍA

Pequeñas historias de mujeres, hombres y animales, de la poetisa y narradora argentina Silvia García, obtuvo el Premio de Cuentos “Ateneo de La Laguna” en 2007. El libro, editado con la colaboración de la Obra Social y Cultural de Caja Canarias, se ha puesto en circulación recientemente. Silvia García, de la que se han publicado poemas en este blog, nació en la provincia del Chaco en 1970 y reside en Las Palmas de Gran Canaria. Es traductora de inglés. Ha publicado los libros de poemas Calendario y Cuentos de hadas y el de relatos El mundo está lleno de sorpresas, todos bajo el sello de Ediciones Corregidor, de Buenos Aires. La “pequeña historia” que sigue pertenece al libro premiado.

TORNILLOS

Entrevista a Madeline.

–Y cuando llegué al curso, en la capital del país –cuenta Madeline– yo era la única mujer entre diez, quince varones. Nos dieron destornilladores para practicar el desarmado de máquinas, pero entonces –sonríe– todos recibieron destornilladores eléctricos, menos yo. Me dijeron que no había más. Y tuve que trabajar con un destornillador común, lo cual me llevó una cantidad ingente de tiempo, mientras mis compañeros hacían “tsx-tsx” y terminaban el ejercicio.

Madeline no va a salir en ningún diario desaliñada en fotografías de marchas feministas. Se ocupa con gran energía de su aspecto, de su cuerpo, de su vestuario rigurosamente a la moda, carísimo y fugaz. Se ha operado la nariz y puesto grandes implantes en el pecho, y cuando sale a la calle usa escotes procelosos y pantalones pegados a la piel como una pintura. Pero también tiene una profesión técnica, una mente rápida para el cálculo y grandes ambiciones financieras, y ha visto suceder algunas cosas.

–Así pasé una semana, ya habituada a mi destornillador edad-de-piedra mientras los hombres se lanzaban risitas y bromas alusivas en medio de sus “tsx-tsx”. Hasta que un día –vuelve a sonreír– se cortó la luz. Durante horas.

Y Madeline fue la única que pudo seguir trabajando, mientras los muchachos contemplaban aturdidos su destornillador eléctrico de última generación completamente inútil, completamente impotente. Visualizo la escena entre las burbujas doradas de la revancha, ¿cómo no burlarse? Todos esos falos interespaciales desactivados por un apagón.

–Al día siguiente vino uno de los responsables del curso y me dio un destornillador eléctrico, como a los demás –remata–. Me dijo: “lo siento, me da vergüenza que hayas tenido que pasar por esto”.

¿Qué sería de los héroes y de la justicia si no hubiera en el camino esas reveladoras ráfagas de oscuridad?

RATIFICA RUSIA QUE STALIN ORDENÓ LA MASACRE DE KATYN

El pasado 7 de abril, los primeros ministros de Rusia, Vladimir Putin, y de Polonia, Donald Tusk, honraron la memoria de los polacos asesinados en Katyn. Putin recordó en este acto que Stalin llegó a decir que los oficiales polacos ejecutados por orden suya “habían escapado a Manchuria”.

Recién iniciada la II Guerra Mundial, en la primavera de 1940, decenas de miles de polacos (se ha dado la pavorosa cifra de 21.857), entre oficiales del ejército y profesionales de diversas disciplinas, prisioneros del Ejército Rojo, fueron asesinados a tiros en la nuca, en distintas localidades de la URSS, en una operación de exterminio organizada por el ministerio del Interior soviético, entonces llamado Comisariado del Pueblo para Asuntos Interiores (NKVD, siglas en ruso). La masacre, realmente un genocidio pensado para privar a Polonia de sus ciudadanos más cualificados, alcanzó la suma de 4.143 ejecutados solamente en el bosque ruso de Katyn (región de Smolensk), donde los verdugos se esforzaron en disimular las tumbas colectivas en que colocaron los cuerpos de los victimados. Durante 70 años, contradiciendo el informe de la comisión internacional que investigó la matanza de Katyn a petición del Gobierno polaco en el exilio, y a pesar de que en 1990 las autoridades rusas confesaron la culpabilidad de la URSS, los comunistas no han dejado de apuntarles los muertos de Katyn a los alemanes. Hace unos días, la Duma (Parlamento de Rusia) reconoció que este crimen monstruoso fue ordenado por el Gobierno soviético -o sea, por Stalin-, y lo reconoció con el único voto en contra -¡cáspita!- de los diputados comunistas. El mantra, ya viejo, de los camaradas para negar la verdad, o al menos dejarla colgando de la duda, es que los documentos que la acreditan son fraudulentos, falsificaciones hechas por los nazis. No estaría mal que lo probaran. Por lo pronto, los documentos que se dan por falsos son los presentados por el régimen estalinista para quitarse los muertos de encima. Un párrafo de la declaración emitida por la Duma, hace dos días, dice: “Los materiales publicados, que durante muchos años estuvieron guardados en archivos secretos, muestran no sólo la magnitud de esa terrible tragedia, sino también que el crimen de Katyn fue perpetrado por orden directa de Stalin y otros dirigentes soviéticos”.Entre esos otros dirigentes soviéticos figura Lavrenti Beria, entonces Comisario del Pueblo para el tiro en la nuca, fusilado poco después de la muerte de su amo georgiano. ¡Cómo sería Lavrenti cuando sus viejos camaradas le dieron sin demora su propia medicina!

LA INOCENCIA SE FUE A BOLINA

El Estado cubano, en manos de la dinastía castrista desde hace medio siglo, es un contumaz violador de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de la cual es signatario, y el primer transgresor de sus propias leyes. Para demostrarlo, podría citarse una miríada de ejemplos similares al que expone la abogada cubana Laritza Diversent en el presente artículo.

Laritza Diversent, La Habana.

(CUBANET) “Se presume inocente a todo acusado mientras no se dicte fallo condenatorio contra él”. El principio es regulado internacionalmente en la Declaración Universal de Derechos Humanos, pero para el Estado cubano la Declaración es intrascendente, a pesar de haberse comprometido en 1948 a respetar los derechos en ella contenidos.

A la hora de legislar, no tiene en cuenta el respeto de los más elementales derechos, lo importante es aplicar medidas drásticas y ejemplarizantes contra aquellos que osen “aprovecharse de las conquistas de la revolución socialista”. Mucho menos se detiene nuestro Estado a reflexionar en las garantías que en la Constitución se obligó ofrecer.

En 2003, el Consejo de Estado, presidido por el convaleciente Fidel Castro, puso en vigor el Decreto Ley 232, que impone a los propietarios la confiscación o pérdida de derecho, por vía administrativa, sobre las viviendas o locales, cuando en ellas se practiquen actos de corrupción, prostitución, proxenetismo, trata y tráfico de personas, pornografía, corrupción de menores, etc. Se aplica también a los propietarios que arrienden su inmueble sin autorización legal.

La aplicación de esta disposición parte de que “la propiedad de los ciudadanos sobre la vivienda y las tierras, constituye el resultado de la obra revolucionaria en beneficio del pueblo trabajador”. Declarando inaceptable que personas inescrupulosas se aprovechen de los botines socialistas para lucrar y enriquecerse personalmente.

Visto así, el Consejo de Estado facultó a la Dirección Provincial de la Vivienda a disponer la confiscación de los inmuebles de propiedad personal, en estos casos. El procedimiento es rápido y sencillo. La Fiscalía o el Ministerio del Interior tienen la obligación de enviar las investigaciones penales al órgano administrativo, y este, luego de 7 días, dicta la resolución confiscatoria.

No pongo en duda la necesidad de “combatir con mayor rigor y energía” estos males. No obstante, es inaceptable que en la represión de estas conductas se violen garantías humanas, como lo es el principio de presunción de inocencia. El decreto Ley 233 se aplica independientemente de lo que al respecto determine un tribunal en un proceso penal.

Si los procesados en virtud de esta disposición son declarados culpables en la vía judicial, resultan doblemente sancionados. Pierden su libertad y también sus bienes. Si son declarados inocentes, son castigados sin motivo alguno.

En todo caso, hay una violación de los derechos fundamentales. Las víctimas de esta disposición no cuentan con un recurso efectivo ante los tribunales nacionales, que las ampare contra actos de la administración, que violen su derecho, reconocido por la Constitución de la isla, que “garantiza la propiedad sobre la vivienda que se posea con justo titulo de dominio”.

Los afectados por el Decreto Ley 232, cuentan con tan solo 3 días, después de notificada la resolución confiscatoria, para impugnar, por medio de la revisión, ante el presidente del Instituto Nacional de la Vivienda, hecho que no interrumpe la ejecución de la confiscación.

La Ley de Procedimiento Civil, Administrativo y Laboral prevé un proceso contencioso administrativo contra actos y decisiones de los organismos de la administración central del Estado que violenten derechos ciudadanos. Sin embargo, la disposición emitida por el Consejo de Estado, no permite recurrir la decisión del máximo dirigente del Instituto Nacional de la Vivienda, ni en la vía administrativa, ni en la judicial.

El ejercicio de los derechos humanos en Cuba, es restringido y violado por las leyes. El decreto ley 232 es un ejemplo de ello. Al aplicarlos, se destruye el principio de inocencia y también se coloca al ciudadano en estado de indefensión.

LA SEÑORA IRLANDA ACEPTA AYUDA

Teódulo López Meléndez, Caracas.

Nuestras miradas estaban centradas en las manifestaciones de París y en segundo lugar en las que ocurrían en Italia, cuando se produjo la sorpresiva declaración de Angela Merkel proclamando la muerte de la Alemania multicultural.

La reflexión debe comenzar por alguna parte y la primera que nos viene a la mente es la crisis económica, que es apenas un ángulo dentro de una crisis humana, psicológica y cultural. Mueren más europeos de los que nacen y eso absorbe ingentes sumas en jubilaciones –detonante aparente de la crisis francesa– que se pretenden reducir con aplazamiento de la edad de retiro.

Los tres países que nos motivan inicialmente –Francia, Italia y Alemania– han estado violando el pacto de estabilidad acordado cuando se lanzó el euro. Los repetidos No a la Constitución Europea, el retorno de los viejos complejos nacionalistas entre los sectores excluidos del bienestar, un reclamo desde los más ricos por sus aportes en beneficio de los más pequeños, enfrentamientos o discordias en materia de política exterior, son algunos de los elementos a enumerar en esto que llamaremos la crisis de Europa.

La huida hacia los nacionalismos evidencia un fracaso. Por otro lado se argumenta que no han sabido las élites construir una verdadera Europa sino una especie de patchwork institucional basado sobre equilibrios que en nada contribuye a la mejoría real de la vida. Hay, pues, una crisis de confianza. Y la vertiente económica que afecta al empleo y las prestaciones sociales. Surgen así los ultranacionalistas, con tintes xenófobos y claramentefascistas. El paro, las privatizaciones de algunos servicios públicos y sobre todo la impotencia política hacen mella.

No se pueden negar los esfuerzos hechos sobre estas vertientes sociales. Desde el 2008 fue anunciado un paquete de 200.000 millones de euros por la Comisión Europea; se han simplificado los criterios del Fondo Social Europeo (FSE), y en el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (EGF), así como se ha instituido un Instrumento Europeo de Microfinanciación y la Estrategia Europea de Empleo, que es uno de los pilares de la estrategia que sigue proporcionando un marco para que los Estados miembros emprendan una acción coordinada para fomentar el empleo en el contexto de la crisis; si alguien advirtió fue Felipe González, que dirige el Grupo de Reflexión sobre el Futuro de Europa. González pintó un panorama realmente crudo ante los dirigentes socialistas europeos reunidos en Madrid. Subrayó la debilidad de la Unión por la crisis institucional, la crisis económica que en su opinión “no se resolverá en 2009 ni en 2010”, y advirtió de “la pérdida de competitividad y productividad, sin la cual no habrá cohesión social”. Y puso al descubierto las torpezas de la UE en política migratoria al recordar que “habría que agradecer a los inmigrantes que los europeos tuviéramos pensiones”. Frente a esta advertencia, Francia expulsa a los gitanos y Merkel proclama que ha muerto la Alemania multicultural.

Surgieron problemas graves en Grecia y menos vistosos en Portugal y España. Los mercados financieros siguieron inquietos: grandes franjas del sistema bancario europeo estaban ampliamente subcapitalizadas. De acuerdo con las estadísticas del BCE, los bancos de la eurozona tenían alrededor de 20 euros de pasivo (incluida deuda interbancaria) por cada euro de capital y reservas. Esto implica que por cada pérdida de capital de un euro en algún banco, habría aproximadamente 20 euros de deuda dudosa.

En pocas palabras, Europa se convirtió en el segundo escenario de la crisis financiera global, a pesar de la creación de un Instrumento de Estabilidad Financiera Europea (EFSF por su sigla en inglés). Tal vez porque el dinero se utilizó para financiar gobiernos que necesitaban financiar a sus bancos.

Por otra parte, los países de Europa Oriental se dividieron entre avanzados y atrasados. Hungría, Rumania y los países del Báltico recibieron la mayor presión. El proteccionismo económico y la xenofobia nacionalista de las grandes potencias europeas han establecido una fisura con los países del Este. The Times sentenció: “El sistema bancario es insolvente, el desempleo se acelera, los ingresos por impuestos caen, los mercados están en un estado de choque, la construcción se derrumba, los déficits aumentan vertiginosamente y la confianza de los consumidores sufre una masiva contracción en todo el sistema que podría salirse de control”. En este contexto se produjo una primera decisión irritante de Francia al conceder préstamos y subsidios a sus fabricantes de automóviles (6.000 millones de euros), pero con la condición de que las empresas mantuviesen el empleo en Francia y bajo ningún pretexto llevaren parte de su producción a República Checa, Eslovaquia y Rumania, países donde Peugeot-Citroën y Renault tienen plantas de ensamblaje. Suecia también siguió medidas similares. Italia, que tiene a Fiat operando en Polonia, también ha dado incentivos al sector en el mismo sentido, mientras que Alemania –con producción en Eslovaquia, República Checa, Hungría y Polonia– puso en marcha un plan similar.

Los jóvenes huyen de España por millares, en general no encuentran manera de hacer carrera ni recursos para la investigación ni salarios atractivos. Europa vive lo que parecía un mal endémico latinoamericano: la fuga de cerebros. Europa se hunde en nacionalismos chauvinistas, en odios étnicos o en las divisiones como las que parecen deseosos de protagonizar flamencos y valones. Hay una subyacente barbarie política que no encuentra alivio en su extraordinaria historia cultural. Italia se consume en el consumismo, valga el pleonasmo y ya no es el esplendoroso hogar de la poesía o de la filosofía. Francia no se reconoce en los inmigrantes. La señora Merkel cede ante las encuestas que muestran la creciente xenofobia. Europa ya no es un ejemplo.

Algo menos de cien mil millones de euros para salvar a Irlanda y la estabilidad monetaria europea. Falta el acuerdo para salvar la estabilidad del alma europea.