Aniversario 60 de la revolución húngara

Entre los sismos sociales que caracterizan el siglo XX, la insurrección nacional húngara (otoño de 1956) se destaca por haber evidenciado trágicamente que las llamadas Democracias Populares que conformaban el campo socialista europeo no eran sino colonias de la Unión Soviética, aquel imperio sombrío edificado por Lenin y Stalin. Cuando en julio de 1960 –siendo yo estudiante en París y actuando como corresponsal en Europa del periódico cubano NOTICIAS DE HOY– visité Hungría, hacía apenas cuatro años que los tanques rusos habían aplastado la insurrección. Budapest aún mostraba huellas de los combates que los obreros y estudiantes húngaros habían librado en sus calles contra las unidades del Ejército Rojo movilizadas por Nikita Jruschov, el crítico de Stalin. Durante esa visita, logré entrevistar a János Kádár, el nuevo procónsul magiar designado por Moscú tras el restablecimiento del poder colonial soviético. Kádár me dictó un saludo entusiasta para la entonces recién nacida revolución cubana y subrayó que me estaba dando la primera declaración oficial del Gobierno húngaro sobre la Cuba comunista.

Con motivo de esta efeméride, la Editorial Actas, de Madrid, acaba de publicar el libro LUCHADORES POR LA LIBERTAD. LA REVOLUCIÓN HÚNGARA DE 1956, obra de los catedráticos españoles de Historia Contemporánea Ricardo Martín de la Guardia y Guillermo A. Pérez Sánchez y del politólogo húngaro István Szilágyi. En las 295 páginas de este libro, ilustrado con numerosas fotografías, se expone minuciosamente la historia del “mayor desafío contra la hegemonía de la URSS durante sus cuatro décadas de vigencia en la Europa del Este”.

revolucion-hungara-libro

Anuncios