Cincuentenario de “Ciclón”

Portada del número final de la revista.

Portada del número final de la revista.

Hace 50 años, en enero de 1955 apareció el primer número de CICLÓN, una de las mejores revistas literarias cubanas de todos los tiempos. Su fundador fue el ensayista  José Rodríguez Feo, quien hasta un año antes había codirigido con José Lezama Lima la célebre revista ORÍGENES. Ambas publicaciones fueron posibles gracias a la munificencia del culto y acaudalado Rodríguez Feo, cuyas excelentes relaciones internacionales en el plano cultural le permitieron obtener, para sus dos revistas, colaboraciones de autores de primera magnitud, como T. S. Eliot, Wallace Stevens, Francis de Miomandre, Octavio Paz, Juan Ramón Jiménez, Vicente Aleixandre, Luis Cernuda, Julio Cortázar y un largo etcétera. Por supuesto, el grueso de las colaboraciones lo aportaban figuras ya consagradas de las letras y las artes nacionales, así como jóvenes valores, muchos de los cuales alcanzarían relieve posteriormente. En CICLÓN, Rodríguez Feo contó con la decisiva ayuda del gran Virgilio Piñera, que era el secretario de redacción de la revista. El número final de CICLÓN es el correspondiente a enero-marzo de 1959, o sea, que el óbito de la revista coincidió con el nacimiento del poder revolucionario. (¿Coincidencia premonitoria?) Aquel número, dedicado a presentar la nueva ola de escritores cubanos, contiene textos, entre otros, de Severo Sarduy, Calvert Casey, Nivaria Tejera, Luis Marré, Rolando Escardó, Roberto Branly, Pedro de Oraá, Frank Rivera y míos.
Estudio sobre la revista.

Estudio sobre la revista.

Anuncios