Aniversario del fusilamiento del general Arnaldo Ochoa

Arnaldo Ochoa fotoUn día como hoy, hace 26 años, fue fusilado en La Habana el General de División Arnaldo Ochoa Sánchez (Cacocum, Cuba, 1930). Los Castro lo acusaron -al igual que a otros oficiales, también ejecutados- de tráfico ilegal de cocaína, marfil y diamantes y, por consiguiente, de traición a la revolución..
Al momento de ser detenido, Ochoa era miembro del Comité Central del Partido Comunista, poseía el título de Héroe de la República de Cuba y gozaba de  prestigio y popularidad -prestigio y popularidad cuyo origen se remontaba a su etapa de guerrillero en la Sierra Maestra-. Poco antes de su arresto y recién llegado de la guerra de Angola, donde comandó las tropas cubanas, había sido propuesto para dirigir la Región Militar de Occidente, la más importante de la isla porque es la encargada de proteger la capital.
Aunque el juicio de Ochoa y sus compañeros de infortunio fue divulgado por las autoridades -la televisión lo transmitió, en diferido, durante semanas-, el proceso contra estos militares es uno de los episodios más turbios de la historia de la dictadura castrista, y tanto, que hay hipótesis sobre él que siguen abiertas. Una de ellas apunta a una conspiración contra los Castro que Ochoa estaría liderando dentro de las Fuerzas Armadas.
Yo estaba en La Habana en aquellos días y recuerdo el semblante sombrío de los transeúntes con los que me crucé en las calles la mañana en que la prensa anunció el fusilamiento de Ochoa. Aquel mismo día, por la noche, en una avenida próxima a la Universidad, los estudiantes se manifestaron contra la ejecución y fueron violentamente dispersados por la policía. Al día siguiente, en muchas paredes de La Habana aparecieron pintadas con este signo: “8A”.
Anuncios