Los que escapan del paraíso

En 1980, un ómnibus entró a la fuerza en la Embajada del Perú en La Habana. En 1994, miles se cubanos se lanzaron al mar. El éxodo continúa

Camilo Ernesto Olivera Peidro, La Habana.
Embajada PerúLos miles de cubanos hacinados en la embajada no pedían agua ni comida, sino que les dieran la salida de Cuba. (Foto archivo)
(CUBANET, 4/4/2015)  En el terreno, ubicado en Quinta Avenida entre las calles 72 y 74, no quedo ni rastro de la otrora Embajada del Perú. Este sitio se convirtió, en abril de 1980, en el refugio de más de 10 000 cubanos que decidieron escapar de un fracaso con nombre de paraíso. El castrismo ubico allí, durante los 80s, un museo en recordación, entre otras cosas, de las enardecidas turbas que protagonizaron los mítines de repudio contra los que se iban.
Ómnibus irrumpe en laembajada
En la tarde del 1ro de Abril de 1980, un ómnibus de la ruta 132 irrumpió por el portón del garaje de la legación diplomática. Era el tercero que entraba de ese modo. Fue tiroteado por guardias apostados en los alrededores. Venían doce personas. Estas habían protegido el vehículo con planchas de acero y sacos de arena en el lugar de los asientos. El rebote de una de las balas, disparadas por sus colegas contra las planchas, fulmino al sub-oficial y custodio Pedro Ortiz Cabrera. El gobierno cubano exigió la devolución de los asilados, acusándoles como responsables de la muerte del custodio. El gobierno peruano se negó. La tensión diplomática entre ambos países llego a su punto álgido en la madrugada del 4 de abril.
Cuba amaneció con la noticia de que la embajada de Perú en La Habana estaba sin escoltas. Todo el que quisiera, podía acceder y acogerse a asilo.
A la medianoche del día 6, había 10.803 cubanos refugiados en 5ta y 72.
El dueño de la finca, observa
Sobre las 10 pm, del día 5 de abril, un auto ZIL limousine de color negro llego acompañado de cuatro carros Alfa Romeo rojos. Del auto descendió Fidel Castro. Observo el perímetro de la embajada. Los refugiados que estaban más próximos a la cerca, retrocedieron instintivamente. En ese momento, el grueso de las armas apostadas en la zona apuntaba hacia el área tras el cercado. Un silencio tenso se apodero del lugar.
Castro dialogo con Ernesto Pinto, Encargado de Negocios de la legación. Luego, Pinto   partió. Al otro día, fue enviado junto con su familia de vuelta a Perú.
Para ese momento un fuerte cerco policial, apoyado por turbas paramilitares, detenía y golpeaba a cualquiera que intentaba llegar. El dueño de la finca, no estaba dispuesto a permitir más cimarrones.
El palenque por dentro
Miles de personas hacían fila para tomar agua de un grifo ubicado en el patio trasero de la casa. Apenas había espacio para estirar las piernas. Los más agiles, improvisaron su refugio en el techo y los arboles del jardín.
Las autoridades cubanas comenzaron a lanzar cajas con comida y bolsas con leche y agua. En los primeros momentos, el caos y la desesperación provocaron escenas, que fueron tomadas por camarógrafos del ICAIC bajo la dirección de Santiago Álvarez. La Televisión Nacional, mostraba a la “escoria golpeándose entre sí por acaparar la comida”.
Un periodista peruano, Cesar Hildebrant, capto las primeras fotos que mostraron lo que estaba sucediendo dentro del lugar. Estas fueron sacadas subrepticiamente y dadas a conocer al mundo. Otras imágenes, en video, fueron confiscadas por las autoridades cubanas. Hace unos años, estas últimas, pudieron ser vistas en una televisora de Miami; y rebotaron hacia muchos en Cuba.
La verdad ilumino en un día, lo que la mentira oculto y tergiverso durante años.
Tocata y Fuga por El Mariel
Entre abril y Octubre de 1980, salieron de Cuba 125 000 cubanos, a través del Puerto de Mariel, rumbo a Estados Unidos.
Casi mil, que permanecieron en la embajada hasta Junio, fueron trasladados hacia Lima. Allí fueron ubicados en un campamento de refugiados dentro del Parque “Túpac Amaru”. La mayoría logro llegar a los Estados Unidos durante los años posteriores, gracias a la ayuda de la Fundación Nacional Cubano-Americana y otras entidades humanitarias.
En agosto de 1994, estallo otra crisis migratoria. Miles de cubanos intentaron cruzar el Estrecho de La Florida en embarcaciones precarias. Muchos de los que tiraron huevos y piedras a los que se iban en 1980, se lanzaron a la travesía, huyendo, 14 años después.
Anuncios