Cuba / Juicio a disidentes

Sonia Garro afiche
En La Habana se va a celebrar, al fin, el juicio contra Sonia Garro y Ramón Alejandro Muñoz. Son conocidos opositores políticos y activistas de los derechos humanos. Sonia es Dama de Blanco. Han actuado a cara descubierta y han sufrido en carne propia el matonismo policial típico del régimen que viene desmantelando al país y hambreando a la población desde hace 55 años. Pero los testigos nombrados por el Gobierno van a declarar en ese simulacro de juicio que los acusados son unos satánicos delincuentes que aterrorizan al barrio. Lo han dicho ya en un vídeo, adelantándose a los jueces y prediciendo la sentencia.
Lo único que las dictaduras dejan libre es el miedo -la principal de las columnas en que se asientan-, y la castrista no es una excepción, por lo cual sigue ahí. Quienes en España padecieron la de Franco lo saben tan bien como yo, que en Cuba padecí la de Batista y durante treinta años la de los Castro. Todas las dictaduras, sean del pelaje que sean, fabrican coartadas, más o menos burdas, para sus fechorías, en primer lugar para destruir física o moralmente a quienes tienen el valor de rebelarse, aunque sea sin violencia.
Anuncios