Muere en Madrid el poeta Félix Grande

De izquierda a derecha: Manuel Díaz Martínez, Félix Grande y Roberto Branly. Hotel Habana Libre, La Habana, 1967. (Archivo: MDM)

De izquierda a derecha: Manuel Díaz Martínez, Félix Grande y Roberto Branly. Hotel Habana Libre, La Habana, 1967. (Archivo: MDM)

A los 76 años ha muerto en Madrid el poeta Félix Grande. Los viejos y buenos amigos se me están yendo. Hace dos días se me fue en México, a los 74, José Emilio Pacheco.  A Félix lo conocí en La Habana en 1967. Acababa de ganar el Premio Casa de las Américas con uno de sus mejores libros de poemas: Blanco Spirituals. Además de sus versos, sus ensayos literarios y La balada del abuelo Palancas –biografía de un abuelo suyo narrada con prosa envidiable, en la que su condición de poeta se impone-, Félix deja una reconocida obra como estudioso del flamenco. Nuestras casuales y esporádicas conversaciones -la última fue en el Segundo Encuentro Sevilla Casa de los Poetas, organizado por el poeta y editor Francisco José Cruz-, siempre fueron animosas, menos la que sostuvimos cuando le quitaron la dirección de Cuadernos Hispanoamericanos. Entonces lo senti perplejo y dolido (razones le sobraban). Tuvimos en común la devoción por la poesía y por dos maestros esenciales: Antonio Machado y César Vallejo. Félix Grande: magnífico poeta, excelente prosista, persona entrañable.

Félix Grande dedicatoriaQuerido Manuel: Gracias por tu -tan buena- poesía, y por ese tremendo desgarrón que con tanta cortesía llamas “leve rasguño”. Te correspondo con este carnet de identidad que es La balada… Y quiero que no olvides que siento por ti admiración y cariño.

Un gran abrazo.

Félix

Anuncios