Viruta

Matanza inocentesIGNORANCIA. El sonriente Rodríguez Zapatero quiso elevar el nivel de la alegría en España. Y para conseguirlo se agenció tres ministras divertidísimas. Tres morillas de Jaén: Axa, Fátima y Marién. Una, doctora en Genética por la cadena McDonald’s, descubrió que lo que la mujer embarazada porta en la tripa es una albóndiga. Una albóndiga que, al ser parida -¡oh, súbito prodigio!-, se hace bebé. Y hasta llora y se mea. Si Herodes hubiese sabido esto, no habría esperado, para hacer sus deberes profilácticos, a que las judías pariesen y los chiquillos pulularan por aquí y por allá con los balones y los jodidos patinetes. Anticipándose unos minutos en cada caso, sólo unos minutos, habría evitado quedar en la historia con tan mala prensa.  

Anuncios