Cuba / Año nuevo, más represión

Ferrer

Ferrer

El pasado jueves, en Palmarito de Cauto (Santiago de Cuba), la policía asaltó la casa de José Daniel Ferrer, líder de la organización opositora (ilegal, como todas en la isla) Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). Ferrer fue arrestado junto a otros activistas. La policía decomisó ordenadores, teléfonos móviles, dinero de la familia y juguetes que iban a ser repartidos entre los niños del vecindario el Día de Reyes. Desde entonces, Ferrer se encuentra en paradero desconocido, según denuncia de la UNPACU.

Por otra parte, en acción vandálica frecuente en un país donde la ley es la voluntad del déspota que gobierna, la policía castrista allanó, en la madrugada del pasado viernes, la sede habanera de las Damas de Blanco, organización integrada por familiares de presos políticos que reclaman la liberación de éstos. El propósito del operativo policial era abortar el acto que las Damas organizaban para celebrar el Día de Reyes con los niños del barrio y sus allegados. La sede de las Damas fue objeto de un saqueo total. Berta Soler, líder de esa organización, ha hecho un recuento de lo sustraído: “Se han llevado nueve bolsas de alimentos que mandaron los exiliados cubanos para las Damas de Blanco, dos laptops, impresoras, más de 50 sábanas y toallas que teníamos en maletines para las Damas cuando vienen de provincias; se han llevado un maletín lleno de ropa de donación para niños, un maletín con ropas mías, los juguetes, la piñata, los globos; las cosas comestibles para los niños, los caramelos, los refrescos, las salchichas, el pollo que teníamos para la ensalada, la mayonesa, la piña… Son unos bandidos”. Asimismo, Soler denunció que, en la unidad de la policía adonde fue conducida, un oficial de la Seguridad del Estado le dijo que ellos [los genízaros] “no iban a permitir que le hicieran con fines políticos ninguna fiesta a los niños y que el espacio que teníamos lo íbamos a perder”.

Anuncios