Cuba / Acoso policial a economista disidente

Sepa usted, si es que no lo sabe, que hace unos días la dictadura castrista fue electa -junto a China, Arabia Saudí, Rusia y Marruecos-  para formar parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. 

(CUBANET, 27/11/2013) La situación de asedio contra la opositora política Martha Beatriz Roque Cabello ha llegado a extrema tensión. Hoy su apartamento continúa acordonado por la Seguridad del Estado (policía política) y supuestos vecinos la ofenden a través de un megáfono, diciéndole “traidora”, entre otros insultos.

Beatriz Roque CabelloEn conversación telefónica con esta Redacción, la activista pro Derechos Humanos y ex prisionera del llamado Grupo de los 73, manifestó un estado de nervios alarmante. No la dejan moverse de allí y no dejan pasar a nadie a visitarla. En su puerta le han colocado una foto de Fidel Castro y otra con los cinco espías del gobierno cubano, que forman parte de una campaña castrista. Vecinos que la visitaron ayer a las 6 de la tarde le dijeron que no podían permitir que a su casa fueran contrarrevolucionarios, porque eso daña a ancianos  y niños.

Martha Beatriz quiere cursar una demanda legal por considerar que lo que le hacen es anticonstitucional. Una abogada ya se entrevistó con ella. En medio de su desesperación, ha pedido que si no la dejan tranquila, la regresen a la cárcel, ya que, dice, está presa en su propia casa. Hoy fueron arrestados once miembros de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios, una agencia de prensa independiente que ella organiza. Estos reporteros intentaban llegar a su casa. De los once arrestados, seis fueron llevados al municipio de Guanabacoa y allí fueron liberados. De los otros cinco no se sabe nada.

También trascendió que el opositor Arnaldo Ramos Lazurique, arrestado recientemente cuando visitaba a Roque Cabello, fue liberado en la estación policial de Dragones.

Lo que le hacen ahora  a Martha Beatriz recuerda los tristes episodios ocurridos en Cuba en 1980, cuando los ciudadanos que se marchaban para siempre del país eran perseguidos, golpeados, apedreados, vejados en plena vía pública y sus viviendas eran sitiadas.

Anuncios