KAFKA NACIÓ HACE 130 AÑOS

2013-07-04_2

PARA LLEGAR A LA CASA DE KAFKA

Salgamos de aquella Sinagoga, la pertinaz
y neblinosa Sinagoga de la Praga Vieja.
A la derecha está el verano en una calle,
cubierto de adoquines. Tomemos el rumbo
del Ayuntamiento, hacia aquel Judío
que se niega a dar su óbolo a la Muerte.
En el ángulo que hacen dos azares
hallaremos la casa donde Hermann Kafka,
moviendo la cabeza, cerrados los ojos,
desaprueba que el hijo taciturno se escabulla
del reloj de la despensa y busque
los inviernos cotidianos en que yace
el hombre. Kafka hijo no puede distraer
ni un minuto en abrir la puerta.
Está enfermo, gravemente enfermo:
padece de vigilia, de extrema lucidez.
Quiere parecer tranquilo. No recibe.

MDM
(Praga, 1987)

Anuncios