OPINIÓN AJENA

[…] Si la familia Payá ha considerado que su lucha por tratar de demostrar el crimen cometido en la persona de Oswaldo la puede realizar de manera más efectiva con este desplazamiento, nada tengo que oponer. Es más, tengo el convencimiento de que, efectivamente, se ha tratado de un asesinato. Cinco décadas de implacable represión castrista avalan esta presunción.

Para los que piensan que la resistencia interior de Payá y sus compañeros ha sido una versión blanda de oposición desconocen la eficacia moral y estratégica del Proyecto Varela. No sólo Payá puso en evidencia ante la opinión pública mundial la nula credibilidad de la propia legalidad del régimen sino que también puso nerviosa a la alta jerarquía de la Iglesia Católica cubana. Y todo ello dentro de la Isla, arrostrando los ciertos peligros que lo acecharían, hasta consumarse en su asesinato.

A estas alturas, poco importa que el Gobierno español, por boca de su ministro de Exteriores, se haya puesto de perfil e ignore la farsa en que La Habana convirtió el juicio que encontró culpable al único español imputado. Es una práctica habitual que responde a la defensa de los intereses españoles en la Isla. […]

Pío E. Serrano: “Bienvenida, familia Payá”. CUBAENCUENTRO, España, 17/6/2013.

Anuncios