RAFAEL ALCIDES: 40 + 40

Alcides (derecha) y yo en Logroño. 2011.

Alcides (derecha) y yo en Logroño. 2011.

Cuando Nicolás Guillén cumplió 60 años, dijo -y no le faltaba razón- que sólo estaba cumpliendo dos veces 30. Hoy, otro notable de la poesía cubana cumple 80, y tampoco le faltaría razón para decir que nada más está cumpliendo 40 dos veces. Hablo de Rafael Alcides, nacido en 1933 en un caserío del oriente de Cuba llamado Barrancas. El de Guillén fue un cumpleaños nacional, y soplado a los cuatro vientos por el Gobierno, pero barrunto que Alcides celebrará en La Habana el suyo en la más estricta intimidad. Tal como están sus relaciones con la Autoridad Reinante -que en la isla lo monopoliza todo, incluso el aire para soplar-, vaticino que, en el mejor de los casos, para el cumpleaños de Rafael Alcides los cuatro puntos cardinales, como diría Huidobro, serán tres: norte y sur. Desde luego, nada de esto importa más allá de la anécdota. Un poeta de la envergadura de mi ya octogenario compatriota y amigo no necesita alas postizas para volar a la altura que le corresponde. Guillén tampoco las necesitaba.

Anuncios