FASCISMO PURO, CON MADURO

Angélica Mora

2013-04-26_3(Nueva York, www.cubanet.org) Comenzó el Fascismo en Venezuela.

Los chavistas, en este nuevo período de gobierno, se sienten más temerosos que nunca del futuro. Por ello, están tratando de acallar las protestas de los millones de venezolanos que exigen una auditoría para conocer cuáles fueron los verdaderos resultados de las elecciones del 14 de abril.

El régimen de Nicolás Maduro sabe que Henrique Capriles, con sus denuncias de robo de las elecciones, es uno de los principales escollos en seguir adelante con el fraude electoral. Por eso, están tratando de formularle cargos al líder opositor para así poder enviarlo a la cárcel.

La Asamblea Nacional acaba de crear una comisión, integrada por diputados chavistas, que investigará las supuestas responsabilidades de Capriles en las protestas de la semana pasada y así probar que fue el causante de 9 muertos y decenas de heridos. La ministra venezolana para Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, ya lo acusó de consumir estupefacientes y dijo que tiene lista la celda en la que purgará sus “crímenes”. Y en el más puro estilo fascista, Diosdado Cabello, quien es presidente de la Asamblea Nacional, declaró que al empleado que no le guste el Gobierno, no podrá quedarse en el cargo.

Lo ridículo es que Cabello tilda de fascista a Capriles y a los que votaron por él (más de la mitad de los electores). Dijo: “… Por eso, hay que trabajar en la calle, no por televisión, ni periódicos y ni por Twitter, porque después el pueblo se confunde y pasa lo que ocurrió el 14 de abril que el pueblo se confunde y vota por un fascista”. Las amenazas se están haciendo realidad y hay una cacería de brujas por toda Venezuela.

Treinta y dos obreros adscritos a la Gobernación de Nueva Esparta ya fueron despedidos y el gobierno estudia los expedientes de miles de funcionarios públicos que se presume votaron por Capriles.

“El régimen se está poniendo solito la soga al cuello” me dice Marcos, un periodista amigo desde Caracas en un correo electrónico. Y agrega:  ¿Desde cuándo en Venezuela a un funcionario tiene que gustarle el gobierno para trabajar como empleado del Estado?

El gobierno de Nicolás Maduro, en el poco tiempo que está en el poder, ha superado en brutalidad y torpeza al de Hugo Chávez, empleando tácticas al más puro estilo fascista. No quiere ver que eso le puede costar muy caro.

Anuncios