HAY QUE DETENER EL HORROR

2012-05-10¡Es espantoso! Un tribunal de Maldivas acaba de condenar a una joven de 15 años, que había sido violada, a recibir 100 latigazos. Si amenazamos los valiosos ingresos turísticos de los políticos de las Islas Maldivas, podremos salvar a esta niña y detener estos indignantes castigos. Construyamos urgentemente una petición de un millón de voces, y después publicaremos anuncios en páginas Web y revistas turísticas:

El padrastro de esta joven está acusado de violarla durante años, y de asesinar al bebé fruto de sus abusos. Pero el tribunal ha dictado que es ella quien debe ser azotada por haber mantenido “relaciones sexuales antes del matrimonio” con un hombre al que ni siquiera han nombrado. El Sr. Waheed, Presidente de las Islas Maldivas, ya está bajo una enorme presión internacional, y podemos forzarle a salvar a esta niña y a modificar la ley para evitar que otras víctimas sufran este cruel castigo. Así es como podemos terminar la Guerra contra las Mujeres: alzando nuestra voz cada vez que sucedan atrocidades como esta.

El turismo es la principal fuente de ingresos de la élite empresarial y política de las Maldivas. Juntemos un millón de voces en esta petición dirigida al Presidente Waheed esta semana, y amenacemos después la reputación de las islas con anuncios impactantes en Internet y en revistas especializadas en turismo hasta que intervenga para salvarla y abolir esa ley atroz.

Las Maldivas son un paraíso para los turistas. Pero para las mujeres del país puede ser un verdadero infierno. Bajo severas interpretaciones de la ley islámica (Sharia), las mujeres y los niños son rutinariamente castigados con latigazos o arresto domiciliario si se les declara culpables de sexo extramarital o adulterio. Casi siempre son las mujeres quienes son castigadas, no los infractores. Una de cada tres mujeres de entre 15 y 49 años de edad ha sufrido abuso físico o sexual, mientras que en los últimos tres años no ha sido encarcelado ni un solo violador.

Ganar esta batalla puede ayudar a mujeres de todo el mundo, ya que el Gobierno de las Maldivas es candidato para ocupar un alto cargo en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, precisamente en una plataforma por los derechos de las mujeres. La protesta internacional ya ha obligado al Presidente Waheed a presentar una apelación a la sentencia contra esta joven de 15 años. Pero eso no es suficiente. Los extremistas de su país le obligarán a abandonar las reformas si se disipa la atención internacional. Digámosle a las Maldivas que están en riesgo de perder su reputación como destino turístico romántico si no cambian sus actitudes y sus leyes sobre las mujeres.

Si muchas personas alzamos la voz ahora, podemos conseguir que el Presidente Waheed y sus ministros se enfrenten a los extremistas. La reputación del Presidente ya está saliendo malparada a causa de esta historia vergonzosa y trágica. Aprovechemos el momento para prevenir más injusticias atroces contra mujeres y niñas. Firma la petición, y después circula ampliamente este correo:

http://www.avaaz.org/es/maldives_global/?bVsqwab&v=23234

Anuncios