EL RÉGIMEN CASTRISTA DEJA MORIR A OTRO PRESO EN HUELGA DE HAMBRE

2011-12-10El sistema carcelario cubano es una inagotable fuente de crímenes. En periódicos de hoy, como El Nuevo Herald, de Miami, y en la prensa digital del exilio, viene la noticia de que ha muerto otro preso en huelga de hambre. Esta vez ha sido en la prisión de Santa Clara (centro de la isla). El recluso se llamaba Roberto Antonio Rivalta Junco y falleció el pasado sábado. Su madre, Doraida Junco Agüero, dijo al Directorio Democrático Cubano (DDC) que su hijo estuvo 38 días en huelga de hambre “ya que se encontraba detenido injustamente y sin proceso judicial”. El DDC ha informado en su sitio web, basándose en información recibida de la Coalición Central Opositora (CCO), grupo de la resistencia interna en el centro de Cuba, presidido por Damaris Moya Portieles, que “el Mayor Luis Alcántara, director de Cárceles y Prisiones de Villa Clara y quien conocía del caso, es el responsable final de la muerte de Rivalta Junco”. De acuerdo con el informe emitido desde la isla, Rivalta Junco estaba enfermo y carecía de un pulmón. Hasta un día antes de su fallecimiento, sus carceleros lo mantuvieron en una celda tapiada, sin atención médica, en la prisión preventiva llamada La Pendiente (km 2½, Santa Clara). El sábado, día de su muerte, el médico lo remitió al hospital provincial “Arnaldo Milián Castro”, pero las autoridades lo llevaron a la enfermería de la cárcel de Guamajal, donde, según el informe, “no hay ningún tipo de recurso”. Evidentemente, la de Roberto Antonio Rivalta Junco no fue una muerte casual. 

Anuncios