CHÁVEZ O CAPRILES Y EL FUTURO

Ricardo Trotti

(Prensa y Expresión, 2/10/2012) El futuro es incierto para Venezuela. Todos parecen creer que no habrá fraude en las elecciones presidenciales, aunque es fácil demostrar que Hugo Chávez ya viene haciendo fraude desde hace meses con una campaña electoral sostenida con recursos del propio Estado y con el apoyo de una maquinaria mediática y de propaganda oficial con centenares de periódicos, radios, televisoras y páginas de internet que el Presidente fue tejiendo a los largo de esta década.

Chávez tiene la ventaja de utilizar todas las artimañas del poder para poder llevarse la Presidencia, en un sistema de eterna reelección que no tiene par en los sistemas políticos de América Latina, por lo que podrá eternizarse hasta el 2019 sin problemas y pensar incluso en el después. Si Chávez gana nada cambiará, todo seguirá igual tanto en forma interna como en el exterior donde lidera al grupo de naciones del ALBA.

Si Chávez pierde el mayor reto será para Henrique Capriles. Nadie quisiera estar en sus pantalones para tener que lidiar con una transición hasta enero de 2013, mientras que en diciembre habrá otra elección a la que la oposición posiblemente llegue todavía unida, pero de ahí en más todo es incertidumbre. El reto mayor para Capriles será cómo gobernar un país con una mayoría chavista en la asamblea y cómo resolver el problema de que todos los entes estatales, desde los más oficiales a los más autárquicos, hace rato que dejaron de ser entidades y poderes independientes.

Para el ganador las cosas no serán fáciles. Inflación, desempleo y una monoeconomía petrolera son problemas mayores. Inseguridad, asistencialismo y corrupción son cuestiones endémicas.

A pocos días de las elecciones nada parece indicar que están definidas. Las encuestas no son confiables porque todos sospechan que responden a intereses de las agencias y empresas según el espectro de la polarización en que se encuentran.  Mientras tanto nada se sabe de los futuros posibles vicepresidentes y tampoco cuán agresivo o no sigue siendo el cáncer que padece Chávez.

Ningún resultado se puede aventurar. Habrá que esperar hasta los resultados definitivos.

Anuncios