DANDY

Cada mañana, cuando me despierto,
extraño que no venga a saludarme.
A su ausencia no logro acostumbrarme:
no sé cuál de los dos es el que ha muerto.

Tras mucho pretenderlo, he comprendido
que tampoco consiga acostumbrarme
a que no venga ya para invitarme
a ser niños jugando al escondido.

A veces lo recuerdo en el balcón,
cual filósofo en su meditación,
solo, mirando el mar de mi destierro.

Las noches frías, cuando me acostaba,
echado junto a mí me calentaba.
Era mi amigo, y un poco más: mi perro.

MDM
31/8/2012

Anuncios