EN RUSIA UNA CANCIÓN PUEDE COSTAR 7 AÑOS

“Es terrible que las integrantes de Pussy Riot puedan enfrentarse a penas de prisión de hasta siete años de cárcel”. Las palabras del cantante británico Sting han dirigido nuevamente la mirada del mundo sobre la situación de las voces opositoras en Rusia.

Marina Alekhina, Ekaterina Samutsevich y Nadezhda Tolokonnikova son las jóvenes integrantes del grupo musical Pussy Riot y llevan meses en prisión preventiva. Su delito: interpretar pacíficamente la canción “Virgen María, líbranos de Putin” en la Catedral de Cristo Salvador, de Moscú, el pasado 21 de febrero.

En estos momentos, las tres jóvenes –todas menores de 30 años– son juzgadas por “vandalismo y odio religioso”, y se enfrentan a una dura condena de cárcel. Además, sus abogados y familiares han recibido presuntas amenazas, que deberían ser investigadas inmediatamente.

Defensores de derechos humanos y personalidades de la cultura –rusas y extranjeras, como el propio Sting– han solicitado su liberación y la retirada de los cargos criminales que pesan sobre ellas.

También Amnistía Internacional se suma a esta exigencia, y considera que las Pussy Riot son presas de conciencia, detenidas únicamente por expresar pacíficamente sus opiniones.

El 15 de agosto se prevé que acabe el juicio, por eso se necesita tu ayuda urgente. Firma y pide a la Fiscalía General rusa la libertad incondicional para las tres jóvenes. El tiempo corre en su contra.

Anuncios