DE MI ARCHIVO / CARTA DE LORENZO GARCÍA VEGA

Playa Albina, septiembre y 1992
Amigo Manolo:
Aquí estamos de nuevo; ahora en encuentro epistolar. Han sucedido cosas, ¡demasiadas!, pero te las abrevio:
–me casé con Marta Lindner, y hemos continuado juntos. ¿Te acuerdas de ella, en la Económica?;
–viví en New York, dos años en Caracas, y ahora en esta Playa Albina;
–nunca me he adaptado; mis memorias podrían titularse Confieso que he tomado (como dijo Guillén que Neruda debería de haber titulado las suyas), pero tuve que parar el trago, ya que me han dado dos infartos; y, para colmo, nunca aprendí inglés (actitud suicida);
–Judit vive en esta Playa Albina; trabaja en un banco; detesta la literatura, la plástica o cualquier asunto que pueda interesarme, y se casó;
–nunca he solucionado mis problemas económicos, y para tener mi dinerito trabajo como empacador (o sea, le llevo a los cubanos sus mandados hasta sus autos) en un supermercado;
–y no quiero saber de política; creo que la única solución para Cuba es el Anexionismo.
Pero, basta. Acaba de pasar por esta Playa Albina un ciclón que me ha dejado turulato. Así que estoy viendo pasar fantasmas por todos lados. Por lo tanto, como a Marta le encanta viajar, la acompañaré a Italia durante dos semanas (del 9 al 25 de octubre), y estaremos (también Judit y su esposo irán con nosotros) en Roma y en los Alpes italianos.
Me gustaría seguir la comunicación epistolar contigo. Ahí, en los Rostros del reverso que te envío (página 71) está aquella hermosa carta que me escribiste cuando yo estaba en España. También te envío los años de Orígenes. Como no tengo Abuela, y por ser mi amigo no te vas a reír de mí, puedo decirte que mi libro es un documento importante, y que ha sido injusto el que nadie se ocupara de él.
Le mandaré poemas a la revista Atlántica. Digo poemas pero…, son lo que puedan ser. Me gustaría que le escribieras la presentación. Quizá, delirantemente, estoy intentando ser una especie de Duchamp tropical. (Perdóname, que no sé lo que hago).
A Ofelia siempre la recuerdo.
Un abrazo
Lorenzo
P.D. Mi madre murió. Fue una relación edípica del carajo.
P.D. ¿Por qué hablas de Martí? Martí siempre conduce a Stalin. Hay que olvidarse de ese Apóstol delirante, y ordenar buenas playas para los turistas.
About these ads