MANUEL GONZÁLEZ SOSA

M. González Sosa

El pasado 25 de octubre murió en Las Palmas de Gran Canaria el poeta y ensayista Manuel González Sosa. Había nacido en la localidad grancanamria de Guía hace 90 años. Deja una obra poética muy valiosa y una huella indeleble en la vida intelectual de esta comunidad como editor de revistas y suplementos periodísticos culturales, así como de la colección de poesía La fuente que mana y corre, que han marcado hitos en la historia de la literatura en estas islas. Quiero rendir homenaje al poeta desaparecido publicando dos de sus sonetos, forma en que se destacó su maestría.

A MI ABUELO, DETRÁS DE LA VIDA

Yo a este lado del muro, y tú a la parte
de allá. ¿Cerca, lejano? Tú callado;
yo gritando en silencio y obstinado
negándome a cansarme de llamarte.

Habla. Susurra apenas. Da un vagido,
un golpe con tu puño, o un ligero
arañazo en la cal. Yo sólo quiero
tenues sospechas de que está tu oído

pegado a la pared, como está el mío
sorbiendo tu callar. No he de pedirte
entero tu secreto: si es desierto

o mar, o senda, o cima, o bosque umbrío,
lo que se ve después. Quiero sentirte
para saber si ahí se está despierto.

Vengo de no sé dónde y he olvidado
un oscuro recado que traía
para decirlo a alguien en algún lado
no sé con qué palabras ni qué día.

Ya la vida es apenas la porfía
de perseguir la sangre que ha saltado
de la noria del pecho y se ha llevado
el racimo de espuma en que latía

ensimismadamente este mensaje.
Pero me canso a veces de este viaje
baldío siempre y retrocedo al borde

del manantial del tiempo no alumbrado.
Y en seguida me vuelvo, que ese acorde
sonará en una onda que ha pasado

MANUEL GONZÁLEZ SOSA

Anuncios