UNA SEMANA EN PORTUGAL

Pessoa en Lisboa

El 28 del pasado mes se celebró en la Casa Fernando Pessoa, en Lisboa, organizado por esa prestigiosa institución cultural portuguesa, un acto de homenaje a la poesía cubana. A él fuimos invitados tres cubanos: la escritora Karla Suárez, el periodista Miguel Rivero (que actuó de moderador), ambos residentes en Lisboa, y yo, que viajé desde Las Palmas de Gran Canaria. La presentación del acto estuvo a cargo de Inés Pedrosa, destacada figura de la poesía portuguesa contemporánea y directora de la Casa Fernando Pessoa. En un pequeño apartamento, hoy museo, del edificio que en su totalidad ocupa esta institución dedicada a la poesía (Rúa Coelho da Rocha, 16) vivió sus últimos años el más conocido internacionalmente y quizás el más grande de los bardos lusitanos del siglo XX. Karla Suárez y yo hicimos una lectura de textos nuestros y respondimos preguntas del público acerca de las vicisitudes de la creación literaria en la Cuba castrista. Por supuesto, el Caso Padilla protagonizó el diálogo.

Ésta fue mi segunda visita a Portugal en diez años, y en esta ocasión, acompañado de Miguel Rivero y su esposa, la periodista y traductora portuguesa Ana Glória Lucas, volví a los románticos rincones lisboetas del Chiado y el Bairro Alto, y conocí el Parque dos Poetas, en Oeiras, y esa mágica villa entre montañas y bosques llamada Sintra, cuyo nombre evoca el primer relato del gran Queiroz, O mistério da estrada de Sintra, escrito con Ramalho Ortigão hace casi siglo y medio. Supongo que nunca olvidaré la emoción que me embargó, en la basílica del imponente monasterio de los Jerónimos, en Lisboa, frente al sepulcro de Camões.

Con Miguel Rivero en el Chiado

Anuncios