FELIZ NOCHE VIEJA

POR SUPUESTO

Por supuesto, sabemos
que la noche no advierte
que te abismas en ella
con tu propia negrura,
que su enigma es enigma
porque tú la interrogas,
que su nombre es un nombre
porque tú lo pronuncias.

MDM