Lección hondureña

El domingo 29 de noviembre el pueblo hondureño impartió al mundo una lección de civismo y cordura eligiendo un nuevo presidente en comicios que contaron con la participación de más del 60% del electorado y con el visto bueno de observadores extranjeros. Lo hizo pese a la hostilidad internacional promovida por el lobby chavista –al que por sectarismo, oportunismo, intereses económicos o cobardía política se sumaron casi todos los gobiernos, incluyendo el norteamericano– y al sabotaje de los zelayistas dentro del país, azuzados por el propio Zelaya desde la embajada brasileña en Tegucigalpa con la chulesca anuencia de Lula.

Con estas elecciones culminó un proceso electoral que se inició antes de que el prevaricador Zelaya fuese defenestrado, y es de esperar que sean, si los enemigos externos e internos del equilibrio democrático en Honduras no lo impiden, el principio del fin de la borrasca política que hace cinco meses azota a ese pequeño, pobre y corajudo país.

Pero los adalides de la cruzada bolivariana, con el petrocésar Chávez al frente, más los líderes latinoamericanos y europeos que por razones crematísticas o ideológicas les espesan solícitamente el puchero –en primer lugar los gobernantes de Brasil, Argentina, Paraguay y España–, se muestran renuentes a reconocer las elecciones hondureñas, renuencia que se reflejó en la Declaración de la última Cumbre Iberoamericana, celebrada en la ciudad portuguesa de Estoril. Es comprensible que así sea porque en ellas el derrotado ha sido el castrochavismo, ese neopopulismo mechado de demagogia indigenista en el que la descolocada izquierda mundial, huérfana de horizonte desde la caída del muro, ha encontrado un alero donde posarse.

El pretexto esgrimido para impugnarlas es que se realizaron a la sombra de un régimen “de facto”.

En primer lugar, el gobierno presidido por Roberto Micheletti es resultado del cumplimiento de la Constitución y la legalidad hondureñas en la destitución de Manuel Zelaya, por lo tanto es de jure. En segundo lugar, los observadores internacionales que las supervisaron las declararon impecables. En tercer lugar, es asombroso que hasta la mandataria chilena Michelle Bachelet olvide que el primero de la serie de gobiernos democráticos de la cual el suyo es, hasta hoy, el último fue el de Patricio Aylwin, salido de las urnas en las elecciones organizadas por el dictador Augusto Pinochet en 1989, al cabo de 17 años de un espantoso régimen militar, ése sí régimen de facto tras golpe de Estado sangriento. Si la presidenta chilena, que no cuestionó nunca la legitimidad de las elecciones en que siempre salía reelecto su amigo Fidel Castro, considera que el nuevo presidente hondureño no debe ser reconocido internacionalmente –dentro del país ya lo reconoció el pueblo que lo votó– por haber sido electo en comicios organizados por un gobierno de facto, debería ser consecuente y declarar, alto y que se le entienda, que tampoco debió legitimarse la elección de Aylwin.

Pero si lo hace, habría que preguntarle, como al resto de los presidentes que impugnan los comicios hondureños, si hay algún procedimiento mejor que unas elecciones democráticas para pasar de un régimen de facto a uno de jure. ¿Cómo habrían tenido que transitar los chilenos hacia la demoracia si no se hubieran celebrado las elecciones de 1989, o si Pinochet al final no las hubiera respetado? ¿O si no las hubiese reconocido la comunidad internacional? ¿Cuánto sacrificio, cuántas cárceles, cuántos muertos más les habría costado el peaje?

Los hondureños deben gratitud al señor Micheletti y a las instituciones que, primero, libraron al país del golpe de Estado castrochavista urdido por Zelaya y su mentor venezolano, y, después, hicieron posible, con su monolítica defensa de las leyes y la soberanía nacionales, que el pueblo pudiese consolidar la normalidad democrática eligiendo libremente un nuevo mandatario.

MDM

Anuncios

Así se gobierna en Barataria

Teódulo López Meléndez, Caracas.

TeóduloBarataria es una isla barata. Barataria es una donación. Barataria es un experimento. Barataria es una ficción. Barataria es una ópera cómica. Barataria es en lo que nos hemos convertido. Barataria es el regalo de unos nobles acomodaticios al escudero.

En Barataria se entremezclan lo bufo y lo trágico. Nuestro señor Don Quijote está perplejo. Barataria ya no es la república de Sancho, insigne gobernante. Arthur Sullivan y W.S. Gilbert aseguran que Barataria no es su obra estrenada en 1889. Arguyen que la pureza de las dictaduras excede a la época victoriana y a la concepción de la “ópera Savoy”. Barataria es ahora una creación colectiva. Barataria es una nueva invención literaria, una novela menor, en el fondo una regeneración literaria que abandona la decadencia del género y se alza en el siglo XXI como máxima expresión de la locura.

En Barataria se cruzan los personajes de la invención y de la realidad. Montesquieu se ha introducido en Barataria y cuando ha oído que hay que eliminar la separación de poderes se ha declarado en huelga de hambre. Cuando ha visto que en Barataria se llevan presa a la jueza que dicta sentencia ha suspendido la ingesta de líquidos y ha radicalizado su huelga. Personajes de todos los colores abandonan la ficción de los libros donde vivían y se dirigen a Barataria, la materialización en ciudad terrena del absurdo, la realización literaria suprema de la opereta, de la zarzuela, de la obra menor.

Barataria existe. Barataria nos envuelve. Barataria es la prueba de que la imaginación no ha cedido paso, de que no se puede hablar de una decadencia ficcional. Vivimos en Barataria. Somos Barataria. Sancho Panza arguye que renuncia a gobernarla. Asegura que es un escudero serio. Incluso ha dicho que exige que su nombre no sea considerado para las legislativas. Barataria es ingobernable, Barataria es el entrecruce de los cómicos medievales, en las plazas hay festejos y la lengua vulgar que precede al nacimiento de la nueva lengua sirve de expresión a las fiesta carnavalescas y a las parodias.

Orwell quiere robarse a Barataria. Melville quiere cambiarle el nombre a su ballena. Los grandes juristas y los historiadores pretenden estudiar a Barataria. Sócrates anda diciendo por allí que el veneno que se bebió se llamaba Barataria y no cicuta. Shakespeare está pidiendo autorización para venir a Barataria bajo el alegato de que quiere volver a sus andanzas de representar en los mercales, en los pedevales. Pretende  incrementar un tanto su penetración en el poder de los monarcas.

Hay conmoción en el mundo de la ficción. Mientras los habitantes de Barataria, los baratos, huyen en balsas, este humilde escribidor busca desesperadamente a Mijaíl Bajtín en procura de una explicación de la literatura paradójica. Quieren reformar la constitución de Barataria. Van tres anuncios de reforma, mientras los resolvedores de Sudoku dicen que están cerca de descifrar los enigmas numéricos y encerrados sólo piensan en elecciones, mientras los gobernantes hacen de Barataria un cuartel donde ya no hay civiles, sólo oficiales que gritan “patria, socialismo o muerte”. Los civiles han sido erradicados de Barataria. “1984” se ha convertido en 2009. Sólo hay uniformes. Para vivir en Barataria hay que uniformarse, encadenarse, batir las aletas.

Vienen de todas partes, a constituir la Quinta Internacional, a organizar la continental de Barataria para proclamar a las FARC como beligerantes, a sustituir a los baratos que observan los bajeles en los cuales flotar hacia la huída. Barataria es un imán, Barataria atrae, Barataria tienta a los que quieren dejar a Robinson en una isla desierta. La literatura renace, la música marcial recobra su esplendor, Chaplin observa y sus oficiales le dicen que debe pronunciar un discurso. Lo pronuncia, está grabado, alega ante los baratos sobre lo humano y sobre la libertad y sobre la renuncia a la guerra. Para su sorpresa los baratos reaccionan y lo aplauden. La mujer que llora ante el medio radioeléctrico presto a autocensurarse se levanta esperanzada. Piensa que Barataria ha terminado. Piensa que ya no es originaria de Barataria y que no es una barata ante el ojo totalitario en forma de pantalla. Es un film. Chaplin era un actor. Darwin vacila y reflexiona sobre Barataria como mejor laboratorio que Las Galápagos.

Hay que hacer negocios con Barataria, se dice en las grandes islas. Hay que tener un diálogo franco con Barataria, dice el sesudo chileno Valenzuela desde su cargo obtenido en la capital del imperio a cambio del cambio de un sombrero tejano en las honduras de Centroamérica. Los Balcanes se estremecen ante la declaración solemne de Barataria de que Kosovo no existe. El gran vecino de Barataria, en ensayo de su condición de imperio bufo naciente, estudia el envío de un procónsul a gobernar a Barataria si se pone molesta. Se apellidará García y será investido para gobernar a la nueva provincia en las ruinas de Itamaraty.

Barataria está aquí. Barataria es un regalo. Barataria es la gran atracción universal. Barataria es ella misma la nueva Exposición Mundial. Los científicos búlgaros que tienen contacto con los extraterrestres han incluido en su cuestionario de 20 preguntas una sobre Barataria. Los extraterrestres no han contestado. Primero están procesando en sus computadoras toda la literatura bufa del planeta terrestre recalentado.

Nos toca asumir la voluntad y escribir la nueva historia.

Comunicado de la Asociación Encuentro de la Cultura Cubana

A NUESTROS LECTORES

LA REVISTA ENCUENTRO DE  LA CULTURA CUBANA Y CUBAENCUENTRO.COM CONTINÚAN SUS ACTIVIDADES

(CUBAENCUENTRO.COM). La Asociación Encuentro de la Cultura Cubana –editora de la revista Encuentro de la cultura cubana y del dominio Cubaencuentro.com y propietaria de sus derechos de reproducción- ha tenido que posponer sus actividades provisionalmente como consecuencia de la crisis financiera internacional y su repercusión en las subvenciones habituales que hacen posible su tarea.

En estas circunstancias, parte del equipo del diario digital y algunos miembros del Consejo de Redacción de la Revista han decidido iniciar una andadura propia, desvinculándose de nuestra Asociación.

Esto no significa que los proyectos de Encuentro hayan concluido sus actividades. El mensaje más importante que deseamos transmitirles es que tanto la Revista como Cubaencuentro.com seguirán publicándose.

El próximo número de la Revista (53/54) está en vías de publicación a principios de 2010. En cuanto a Cubaencuentro.com, un nuevo equipo que incluye a algunos de los periodistas, y a los colaboradores de ambos proyectos está reestructurando sus contenidos.

Cubaencuentro.com es el resultado de un esfuerzo colectivo que incluye, sin duda alguna, la dedicación del equipo de redacción que ha gestionado con éxito sus contenidos. Pero que no hubiera sido posible sin la decisiva participación de su creador, Manuel Desdín, quien presentó la idea a la Asociación, y, con un equipo informático no menos dedicado, elaboró y diseñó la estructura y soporte, el sistema de navegación y todo el desarrollo informático que ha permitido su presentación actual. Este equipo continúa trabajando en el proyecto, sin interrupción en su labor.

No menos importante para el desarrollo y el éxito que hayan podido alcanzar la Revista y el Portal ha sido la generosidad con que todos sus colaboradores han respondido a nuestra invitación de participar con sus reflexiones en el debate plural que nos ha alentado desde sus inicios.

Cubaencuentro.com continúa existiendo y cuenta con los recursos necesarios para brindar el soporte de Internet adecuado, de forma moderna y dinámica, a los contenidos más diversos, desde la colección de la Revista Encuentro, la presentación de análisis y noticias hasta videos y blogs. Sin una estructura tecnológica de esta naturaleza, de acuerdo a los requerimientos actuales de la tecnología, es prácticamente imposible hacer avanzar un proyecto en Internet. Nuestras páginas continúan abiertas a colaboradores y lectores.

Nuestro trabajo continuará sin que nos anime criterio alguno de exclusividad, pero con el mismo empeño de contribuir a un mejor entendimiento entre todos los cubanos desde la plural geografía que los acoge, de buscar la creación de consensos democráticos y de generar debates constructivos para el futuro en libertad de nuestra nación, con una última y única meta: la reconciliación nacional de todos los cubanos, en un clima de democracia y de respeto a los Derechos Humanos.

Pueden comunicarse con nosotros a través de la dirección cubaencuentro@encuentro.net.

En Madrid
7 de diciembre de 2009

El almanaque de los días rojos

Teódulo López Meléndez, Caracas.

Lunes:

Annus terribilis ha designado la organización Foro “Siglo XXI” al presente y agonizante 2009. Su documento, presidido por la vieja frase latina, es prolijo en enumerar los azotes que hemos recibido en este espacio de tiempo. No queda nada más que agregar a ese texto, abundante en el desbordamiento de las crisis, de los atropellos, de las ignominias y de los fracasos.

El gobierno venezolano se ha hundido en su propia esencia. Ha cometido todas las tropelías, ha desencajado al lenguaje, ha hundido a la república en una pavorosa crisis. Advierte el documento que comentamos que en 2010 la presente situación de caos hará eclosión. De ello no hay duda, ya ni siquiera, por ejemplo, un repunte espectacular de los precios del petróleo podrá poner a flote la economía, diezmada PDVSA y vista la falta de probidad en el manejo de los dineros públicos. No hay tampoco recomposición política a la vista, más bien una descomposición interna del régimen y un agravar de los abusos de todo tipo que conducirán a la pérdida definitiva del escasísimo barniz de legitimidad que ha ido largando con el uso ilegítimo del poder.

Martes: El que se resbale

No, el padrino no va por la banca, es lo que pienso, contrariamente a la mayoría de los analistas. No puede comprar esos bancos, intervenirlos sin motivo, procurar alegatos falsos. Produciría una situación de quiebre definitivo, para lo cual no está en condiciones. Lo que ha hecho significa, si miramos bien, un fortalecimiento de la banca privada, pues hacia allí emigrarán los depósitos de los ahorristas. Lo que ha hecho -aparte de los alegatos de lucha interna- es dejar patente el fracaso del esfuerzo por crear una “burguesía revolucionaria”, una nueva clase emergente, tal como lo intentó Carlos Andrés Pérez en su momento. Esto es, la “revolución” pretendía crear sus propios “aliados ricos” y el castillo de naipes se le desplomó. Entre otras razones porque la intervención que acabamos de vivir es una advertencia frente a las conspiraciones internas, lo que significa, más que menos, “tal como se los permití se los puedo quitar”. Aquello de “el que se resbale” no era contra los banqueros, era contra sus aliados. Ahora bien, los “aliados” verán qué hacen, se quedan quietos y disfrutan de lo obtenido o se ponen hipersensibles y deciden que es mejor prescindir del hasta ahora benefactor. En mi opinión optarán por lo primero y apenas asomarán algún antojo en el congreso del partido procurando algunos escalones que los protejan. Por supuesto que no se puede dejar de lado la voracidad de la “burguesía revolucionaria” que puso en práctica aquello de “mientras más tengo más quiero”. ¿Los demás?, los demás parten del principio de “mientras no se meta conmigo”. Cosas del poder corrupto.

Miércoles: 2010 ¿Annus mirabilis possibilis?

El 2010 amenaza con ser el año de la hecatombe, pero los venezolanos podemos convertirlo en el año del reinicio, del recomienzo, en un año bueno, esto es, en un annus mirabilis. Un año bueno significa ponerle coto a la desesperanza, organizar al país unido en su esencia, ejercer la resistencia con coherencia y determinación, torcerle la mano al régimen. No se logrará con olvido de los males, sino resaltándolos en su verdad; no se logrará haciéndose falsas ilusiones de optimismo para ocultar lo que es obvio y patético; no se logrará con diversiones políticas falsas sino resaltando la evidencia de este caos disolutivo en que la república desfallece.

Jueves: Guerra

Contrariamente a lo que todos piensan creo que la guerra es posible. Las bravuconadas tienen la verdad en el fondo. Este alumno mal aplicado de la academia militar tiene en su memoria las viejas enseñanzas de Colombia como el enemigo, ahora acrecentada por la muralla que el país vecino encarna ante sus apetencias de expansión “revolucionaria”. Dará y dará vueltas, si hay otro presidente distinto a Uribe mantendrá con él una breve luna de miel y luego volverá a las andadas, tal como ha hecho con Obama. Si Uribe continúa, la posibilidad estará más cercana. Mientras tanto espera pacientemente que arriben sus juguetes desde Rusia, se arma hasta los dientes, sueña con los mercenarios que le acompañarán en la aventura. La guerra es posible, aunque es probable que sea distinta, no abierta, como es factible que también se pelee en otras latitudes. Honduras, por ejemplo, es una “espina clavada en el corazón”, como dice el viejo bolero, y el “cantante” Zelaya aún aguanta otra interpretación.

Viernes:

Todos los Judas se lavan las manos, a la espera de que no vayan por ellos y alborozados aplauden las decisiones gubernamentales. Todos los “comeflor” alzan sus plegarias al cielo por el “diálogo”, por la concordia, por la armonía con el gobierno, por un comportamiento “civilizado” ante las bandas armadas que agreden. Todos los calculadores de oficio se muestran tan decentes, comedidos, comprensivos y fraternos. Celebran, como descerebrados, la falta de competencia, unos, y otros el monopolio de las postulaciones. La cobardía la identifican con democracia, su irritante falta de valor con armonía, su peculiar estilo de adaptación a la dictadura con moderación, su condición de adoradores del dios dinero con comprensión.

Sábado:

Los judíos descansan, es Shabat. Hay judíos que no descansan en Shabat.

Domingo: ¿De resurrección?

El país se enerva, el país se engrincha, el país se arrecha, el país se sacude, el país se pone en guardia, el país asume su destino, el país se sacude las cenizas del Ave Fénix y emprende vuelo. El país mira los resultados y se pregunta cómo pudo caer de nuevo en la misma trampa. El país suelta un manotazo, el país comienza por los más cercanos, por aquellos que dijeron estaban a su lado. El país decide, el país asume, el país arenga, el país dirige, el país hace caída y mesa limpia. En domingo se descansa, piensan los cristianos, a menos que haya que revivir. La construcción del mundo no terminó en domingo, volvió a la vida en domingo, se inició en domingo. El domingo, el último día que será el primero de la nueva historia. Al tercer día resucitó. El país resucitó al tercer día. Y comenzó la Pascua de Resurrección. El domingo es el tercer día. Este almanaque anda equivocado, el almanaque deja de ser rojo, el almanaque se destiñe para colocar sobre el tercer día la impronta del comienzo. Los días se llaman “padrino”, “cabrones” y resurrección.