Wilde en España

Oscar Wilde (1854-1900) no pisó nunca tierra española ni de ningún país de habla castellana, lo que no fue óbice para que muy pronto, en una época en que las comunicaciones no eran veloces como hoy, su nombre se difundiera y su obra se valorara en el ámbito de la hispanidad. Este fenómeno ha sido estudiado por el escritor y profesor Sergio Constán (Las Palmas de Gran Canaria, 1974), y el producto de sus investigaciones fue su tesis de grado, que finalmente se ha convertido en un documentado y ameno libro de 370 páginas que he leído con placer y provecho, Wilde en España. La presencia de Oscar Wilde en la literatura española (1882-1936), publicado por la casa editorial leonesa Akrón y que está actualmente en las librerías.

Constán ha dividido su trabajo en dos fases. En la primera se dedica a precisar cómo el fenómeno Wilde aparece en España y quiénes fueron los que propiciaron este venturoso suceso. En la segunda se emplea a fondo en rastrear las huellas wildeanas en los narradores, dramaturgos y poetas españoles del período que va de 1882, año en que José Martí asiste a una conferencia de Wilde en Nueva York y escribe sobre el entonces semidesconocido irlandés el primer artículo en castellano (publicado el mismo año en El Almendares, de La Habana, y en La Nación, de Buenos Aires), y 1936, cuando se inicia la Guerra Civil en España, tragedia que por su magnitud produce una honda cesura en el proceso cultural de este país.

Uno de los atractivos de este libro es que nos pasea por la intrahistoria de la literatura de la España efervescente, renovadora y bohemia de fines del siglo XIX y comienzos del XX.

MDM

Anuncios