MDM / Poemas en Noche Vieja

Monumento a Bécquer. Parque de Maria Luisa. Sevilla.

Monumento a Bécquer. Parque de María Luisa. Sevilla.

PARQUE DE MARÍA LUISA

Un ángel blanco custodia
la soledad del Poeta.
Las muchachas lectoras,
de mármol reposado,
leen un libro discretamente muertas.
Junto a ellas, un ángel negro
y derribado se despierta.
Y el día,
disperso en la arboleda,
como un paseante más
nos observa
y olvida.

UNA AMIGA DE OJOS TRISTES

Todos tenemos una amiga
de ojos tristes.
La mía
es una esfinge cuyos ojos
despiertan no sé qué cantidad
de olvidos.

Suelo obsequiarla con miércoles
o jueves
recién cortados
y con breves paseos
por mi historia personal.

Ella responde a mis obsequios
con sonrisas generosas
mientras sus ojos atardecen
en los míos.

TERRAZA SOBRE LA PLAYA

Los invito a un crepúsculo
en mi casa: compartan
con mi angustia la agonía
de un día que naufraga.

Puedo asegurarlo:
no hay atardecer que pase
sin dejar su ceniza en mi terraza.

Luego sentirán cómo respira
el mar en la negrura: de noche
su jadeo sube a tientas
de la playa.

Si hay calima,
mi cigarrillo es Venus
de fumada en fumada.

DESPEDIDA

Tristeza, despídeme de la nostalgia:
me voy a la vida que me espera
en el resto de pasión que habito.
(De ti bien sé que no puedo despedirme.
Verás que ni lo intento.)
Dile que le agradezco los atardeceres
y perfumes que almacenó en mi pecho.
Dile, con cuidado, que ya no la necesito.

Anuncios