EL REGRESO DEL PADRE

Teódulo López Meléndez, Caracas.

2012-06-16_1En las sociedades que han adoptado un padre todo gira en torno del padre. Stalin era el padre de todas las Rusias, era el “marido” de “mamá” Rusia. A comienzo del siglo XX el venezolano Juan Vicente Gómez era el “taita”, el padre protector que castigaba a sus “hijos malos” con el exilio, la tortura o los trabajos forzados, pero desde su aspecto bonachón “premiaba” al país con su presencia, que transmitía seguridad, porque aquella sociedad necesitaba a un padre más allá de la bondad o de la maldad.

En psicología social se ha analizado cómo se gira en torno del padre, para amarlo u odiarlo, pero todo gira en torno del padre. Si el padre regresa, se duda del regreso. Si el padre está enfermo, se duda de su salud. Si el padre ha vuelto, se celebra con cohetes. Si el padre ha vuelto la ausencia se asimila a un ínterin que fue necesario para el regreso del padre.

Quienes odian al padre dudan de su regreso, pero la certeza de quien marca la agenda y decide los destinos viene dada por la oportunidad de dudar del regreso del padre. Quienes aman al padre recobran el aliento a pesar de sus ambiciones por la posibilidad de una herencia. El regreso del padre calma a los herederos, los devuelve a la realidad de la presencia del padre.

Las sociedades que, para amarlo u odiarlo, han caído en el giro alrededor del padre lo miran como el vínculo necesario para toda conversación o expresión. Es el vínculo, es la esencia primaria que organiza el mundo interno de la sociedad infantil. Odiándolo o amándolo aquel padre es una garantía para la vida cotidiana, ¿de qué otra cosa podría hablarse sino del padre?, ¿qué otro elemento de pervivencia podría animarla sino es el padre?

En psicología social el padre de la sociedad infantil es la firmeza, la decisión y el amparo, porque toda sociedad infantil que ha adoptado un padre para su cotidianeidad es una sociedad desamparada y el padre, odiado o amado, es el lazo, es el enemigo o el amado sobre el cual todo gira, el vínculo cohesionador de una sociedad infantil asustada que requiere del padre.

Es obvio que una sociedad con padre tiene vínculos deficitarios, carece de una personalidad madura y está predispuesta a patologías. Una sociedad con padre tiene deficiencias de personalidad. Una sociedad con padre, para amarlo u odiarlo, tiene en el fondo un temor de perder al padre porque intuye que una sociedad sin padre sería una sociedad de la violencia. Una sociedad con padre carece de imágenes alternativas que le transmitan seguridad y ha perdido todo vínculo con lo “sagrado”, por lo que necesita a un padre.

El padre encarna el sentido programador, otorga pautas, por lo que, cuando el padre regresa, la sociedad infantil respira hondo pues reencuentra un carácter relacional –los psicólogos sociales dirían transaccional- lo que significa que ha vuelto la pauta, esto es, el sentido de todo el uso del lenguaje que girará en torno al padre, de una conducta resuministrada para odiar o amar, la vuelta  del planteamiento fundamental en torno al cual respira la sociedad infantil que consciente o inconscientemente ha adoptado a un padre.

Hay un desorden psico-social que conduce a la angustia, pues la sociedad infantil no tiene referentes, sólo el padre. No puede haber pensamiento crítico ni discernimiento ético en una sociedad con padre. Autoridad viene de auctor, el que crea, aquél que crea las causas y origina. Las sociedades con padre, odiándolo o amándolo, respetarán al padre.

El padre ha vuelto. Era absolutamente obvio que el padre volvería. Las discusiones seguirán girando en torno a la salud del padre, en torno al padre que no se ve, en torno a cómo sería el proceso de declaración hereditaria, a cuánto tiempo aún nos acompañará el padre. No es tema para juristas ni politólogos, es tema para psicólogos sociales mirar a la sociedad infantil que, por ahora, ha recobrado al padre.

Freud no era psicólogo social. Edipo no está en agenda.

About these ads