JUGAR A CARA O SELLO

Teódulo López Meléndez, Caracas.

2012-06-16_1En Venezuela no tenemos ningún problema constitucional, tenemos sí un serio problema político que no puede despacharse alegremente.

La Constitución señala una fecha precisa para la toma de posesión del presidente electo que en este caso es el mismo saliente y cuya ausencia por enfermedad es obvia.

La burlas sobre la salud del presidente me han llevado a llamar constantemente la atención sobre la necesaria seriedad con que hay que abordar este asunto, pero en las redes sociales se celebra muerte anticipada con un desparpajo que mueve a reflexión. No se trata solamente de una inexcusable manifestación de odio, sino de una inconsciencia rayana en la más atroz irresponsabilidad.

Si no logra percibirse lo delicado del momento político andamos muy mal. Lo que está planteado es el estado de salud del Jefe del Estado encarnado por un líder fuerte que ha presidido a su voluntad al país por más de 14 años. Jamás en la historia la eventual sustitución de alguien de esas características ha sido fácil, como no podemos recordar una transición donde no se produzcan luchas por cuotas de poder.

Las declaraciones originales producidas por el presidente de la Asamblea Nacional que llevan a esta reflexión, solicitando una interpretación del texto constitucional y sugiriendo una, las tomamos de entrada como un ejercicio político, como una jugada de preservación de su propio poder, no sin advertir que cuando se juega sobre un asunto de especial sensibilidad nacional se corren riesgos que pueden salirse de control. No obstante, quizás para no caer en la jugada de quien debería ser el presidente encargado si se produce la ausencia del titular –demostración de un desprendimiento del poder que forma parte de la jugada–, el vicepresidente, no sin dejar claro que para él el testamento es preciso y contundente, ha abierto también la posibilidad de una consulta ante el Tribunal Supremo de Justicia. Y más grave aún, la presidenta del máximo órgano judicial comenzó a asomar una tesis sobre la “continuidad” que nos hace mirar la situación más allá de una boutade o de un simple movimiento de acomodo de poder frente a los hechos.

El país corre graves riesgos con esta maniobra, pero el chavismo también. Buscar la quinta pata del gato con interpretaciones donde no caben puede conllevar para el partido de gobierno la pérdida de una muy buena posibilidad de victoria del elegido gracias al impulso de los resultados de las elecciones regionales, pero también al callejón sin salida de perseverar en un gobierno cuya legitimidad y constitucionalidad sería puesta en duda y con un presidente Chávez cuya salud nadie puede garantizar. Colocar al país en una situación de desconocimiento de la Constitución puede desatar los fantasmas. Me he permitido decir que quien abre las puertas del Averno es el primero en ser devorado por los demonios.

Ya existe chavismo sin Chávez, como lo demuestran las elecciones regionales, hay un movimiento allí consolidado que sería arrastrado al limbo si deciden tomar el camino de aplazar inconstitucionalmente la toma de posesión presidencial. La oposición, por su parte, estaría desafiada a un llamado de calle pues entre sus filas nadie entendería una omisión frente a una jugada disfrazada de interpretación constitucional.

De manera que la situación en esta Navidad es altamente preocupante. No hay ganancia para nadie en el cuadro hipotético que se asoma, menos para el país. Quizás resulte para algunos inocente llamar al mantenimiento de la sindéresis y de una frialdad de mente frente al hecho. Sin embargo, debemos hacerlo. La suerte de la república no se puede jugar a cara o sello.

About these ads