OPINIÓN AJENA

[…] Si, como nos advirtió Isaiah Berlin, la revolución rusa apartó violentamente a la sociedad occidental de lo que, hasta entonces, parecía a casi todos los observadores un camino bastante ordenado, y le impuso un movimiento irregular seguido de un impresionante desplome, los populismos latinoamericanos no han servido más que para dilatar o impedir el avance económico y social. Al amparo de la imperfección y el fracaso neoliberal en la región, ha prosperado una práctica que se limita a medidas que prometen distribuir hoy el pan, para terminar mañana aumentando la miseria e impidiendo la puesta en marcha de un plan efectivo de reformas.

Chávez -y como figura política la valoración de sus acciones está más allá de cualquier consideración personal sobre su estado de salud o de mayores o menores sufrimientos y desgracias personales- ha resultado nefasto no sólo para Venezuela, sino igualmente para Cuba, y su intromisión y petrodólares han servido para retrasar cualquier intento de “reformas”. […]

Alejandro Armengol: “San Chávez”. CUBAENCUENTRO (http://www.cubaencuentro.com), Madrid, 17/12/2012.

About these ads