3 POEMAS DE JUAN-NOYES KUEHN

AUTORRETRATO SOBRE CENIZAS

Hoy, por primera vez, tengo la miserable sensación de no haber nacido nunca. Sin nada, finalmente, que decir, con gran júbilo doy gracias a Dios, y a ti, musa, por no tener lugar bajo este cielo. Las aves tienen nidos, pero el hijo del hombre nunca supo dónde podía al fin reclinar la cabeza.

Razón de desarreglos que se hacen a los sentidos, sobre aquel vasto mar altisonante, y la fúlgida flor sobre el desierto fue niebla para el alma.

Es mi canción de apátrida en las viñas.

COMO SI RAYO FUERA

Tiene el rayo un idioma que es preciso escuchar: se vierte en un silencio de sangre que aún ignora las fuentes de la vida, si esto ha sido su cuerpo, si ésta ha sido su sangre. En cuanto a las visiones: son iguales que esos pájaros de soledumbre y sedas que atraviesan la casa. Viene como heredero universal del viento. Como heredero universal de sangre, para asumir poderes con la luz, amando a un alto Sol, que solo abrasa. ¡Consagración del vino en esta pobre vasija de barro, con su dolor de grietas! Has entrado en la poesía como quien ha entrado en religión.

MNEMÓSINE

Mira siempre el inicio, vuélvete hacia el comienzo, hacia la zona cero, con estatuas de sal en la memoria, con ángeles cenicientos en los labios. En ocasiones, don suavísimo que los dioses conceden a ciegos o a locos. La ampliación de cenizas se expande en la grasienta luz del muelle. ¿Qué neblina, tras el sol en los ojos?

Esta vocación de volver a casa.

(De Sin otra luz y guía.)

________________________________________
Juan-Noyes Kuehn (Chicago, EEUU, 1952). Libros de poemas: A un pueblo sin aurora (1980), Lógica volcánica (1997) y Sin otra luz y guía (2012, Premio de Poesía Pedro García Cabrera). Reside en Las Palmas de Gran Canaria.

About these ads