CUMPLEAÑOS DE GABI

Un día como hoy, en La Habana, hace cincuenta años, nació mi hija Gabriela. También un día como hoy, cuando aún era una niña, le escribí este poema, que ahora acompaño con uno de esos dibujos que ella hacía en la escuela y que, junto a los de su hermana Claudia, he conservado celosamente.

FANTASÍA PARA GABRIELA

La bola azul del mundo
es una bola azul de agua,
una bola azul de gases,
una bola azul de tierra.
Es una bola azul que gira
y matemáticamente se desplaza
sobre una incandescente
pista de cálculos.
Vista
desde el ojo de la Luna,
para esta bola azul turquesa
la eternidad no cuenta:
es un balón brillante
que gira y se desliza
sin complicaciones,
suave y silencioso
como un pompón de lana.
A su paso no se escuchan
canciones ni palabras;
cuando pasa no deja,
sobre los rieles del espacio,
residuos de banderas,
ni cifras,
ni dudas,
ni verdades,
ni miedos,
ni esperanzas,
ni el más pequeño atisbo de destino,
ni un recuerdo,
absolutamente nada.
Desde el ojo de la Luna
la bola azul del mundo
es una cosa que pasa.
Pero en ella somos, Gabriela,
el envés del infinito,
la negación del silencio,
el reverso de la nada.

MDM

About these ads