LOS LEONES, EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Cientos de leones sudafricanos están siendo sacrificados para fabricar dudosas pócimas sexuales para hombres. Pero podemos detener este cruel comercio si exponemos al gobierno donde más le duele: en la industria turística.

La prohibición internacional de la venta de huesos de tigre ha provocado que los comerciantes busquen una nueva presa: los majestuosos leones. En Sudáfrica, los leones son criados en terribles condiciones de cautiverio para suplir la caza y satisfacer encargos de turistas que pagan miles de dólares por esto. Reputados expertos informan que los huesos de león que ahora sacan de esas granjas depredadoras son exportados y utilizados para medicinas falsas y bebedizos en Asia. Es un negocio redondo. Este comercio está creciendo tanto, que los expertos temen que, al seguir subiendo los precios, incluso los leones salvajes –de los que tan solo quedan 20.000 en África– se vean amenazados por la caza furtiva.

El “vino de hueso de tigre” y otras medicinas hechas con partes del tigre fueron prohibidas tras la indignación masiva mostrada a nivel internacional, y ahora los comerciantes han dirigido su atención a los huesos de león para fabricar todo tipo de remedios fraudulentos. Los expertos advierten que, a menos que los gobiernos actúen inmediatamente, los leones podrían ser los siguientes –tras los tigres y los rinocerontes– en peligro de extinción.
Si podemos mostrarle al Presidente Zuma que este brutal comercio está dañando la imagen de Sudáfrica como destino turístico, él podría prohibir y sancionar el comercio de huesos de león. Avaaz está lanzando una potente campaña publicitaria en aeropuertos, webs turísticas y revistas, pero necesitamos con urgencia un millón de firmantes para darle fuerza. Firma aquí para contribuir a alcanzar esta cifra cuanto antes:

https://secure.avaaz.org/es/stop_lion_slaughter_for_sex_aides_d/?tta

Los miembros de Avaaz de todo el mundo nos hemos unido para exigir una protección efectiva de los elefantes y los rinocerontes, para salvar las abejas de pesticidas venenosos y para conseguir que se creen grandes reservas marinas en Chagos y Australia para la protección de especies marinas vulnerables.