PRESENTACIÓN DE “BITÁCORA DEL SILENCIO”

El escritor, periodista y editor cubano Luis Manuel García Méndez invita a la presentación de su novela Bitácora del Silencio, «Premio Ciutat de Palma. Camilo José Cela 2011». El acto se efectuará el miércoles 20 de junio a las 19:00h en la Casa del Libro de Hermosilla (C/ Hermosilla, 21, 28001 Madrid. Línea 4 del Metro, paradas de Serrano o Velázquez). La presentación estará a cargo del escritor madrileño David Torres, una de las voces más originales de la nueva narrativa española, y de Román Piña, escritor y director de la Editorial Sloper, que ha publicado el libro en su Colección La Noche Polar.

Bitácora del silencio: Entre marzo y julio de 1980, Álvaro Cué, profesor de una universidad a doscientos kilómetros de La Habana, queda condenado al silencio mientras se tramita su expulsión por razones ideológicas (no sólo de la universidad, sino de su vida profesional). Claustro y alumnado reciben el diktat del Partido: so pena de excomunión, nadie le dirigirá la palabra y harán oídos sordos a las suyas. Cínico, irreverente y escéptico, Álvaro es, en el fondo, un utopista que cree en la posibilidad de construir un mundo mejor con los materiales de una realidad que se empeña en contradecirlo. No se resigna a su condición de víctima. Intenta sobrevivir, porque se juega todo su futuro. Pero lejos de ser una novela trágica, Bitácora del silencio es una tragicomedia, o una comedia del absurdo plagada de situaciones disparatadas y grotescas. Álvaro hace honor a una isla donde la política y el sexo, la música y la irreverencia son los engranajes que mueven la realidad. De ahí que destile a lo largo de estas páginas una ironía ácida que es su antídoto personal contra el miedo. Bitácora es una novela sobre la soledad, el silencio y el miedo. Un miedo que recorre las calles, porque coincide con el éxodo de 125.000 cubanos por el puerto del Mariel. En nombre de la virtud, la ciudad enloquece de palizas, humillaciones, odios azuzados de padre contra hijo y hermano contra hermano. La sociedad donde Álvaro se creía hasta entonces ciudadano de pleno derecho le exige una cuota de simulación como pago por la supervivencia. Durante años le han repetido que él es el hombre nuevo y que su alta misión es construir la Historia. Ahora sabe que su destino es padecerla. 

About these ads