MUERE EN MIAMI LORENZO GARCÍA VEGA

El poeta, narrador y ensayista Lorenzo García Vega (Jagüey Grande, Cuba, 1926) murió ayer en un hospital de Miami. Era el benjamín –quizás por eso le decíamos Lorencito–  del célebre grupo de poetas cubanos creado en torno a la revista Orígenes, cuya figura principal era José Lezama Lima y del cual sólo vive ya la poetisa y ensayista Fina García Marruz. La ruptura de García Vega con ese grupo se materializó cuando él publicó en Venezuela, en 1979, su polémico libro Los años de Orígenes, con el que provoca la ira eterna de sus antiguos cofrades. Lorenzo y yo mantuvimos una larga amistad que se inició en el Instituto de Literatura y Lingüística de la Academia de Ciencias de Cuba, cuando ambos nos desempeñábamos allí como investigadores literarios junto a Lezama, Roberto Branly y Armando Álvarez Bravo. En Cuba nos visitábamos con frecuencia y en el suplemento cultural del periódico El Mundo dedicó a un libro mío un artículo muy serio que le agradeceré siempre. Ya en el exilio los dos, sostuvimos durante algún tiempo una intensa correspondencia (conservo en mi archivo sus numerosas cartas) e incluyó poemas míos y unas prosas de mi mujer en una revista de Miami que él dirigía. La última vez que nos vimos fue, hace escasos años, en Madrid, donde dictó una brillante conferencia testimonial y crítica sobre sus no siempre apacibles relaciones con su maestro y amigo Lezama. García Vega deja una obra valiosa, muy valiosa y muy suya, que ha tardado en ser conocida y valorada como se merece.

About these ads